Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Plan General fija en el Cristo y La Vega las grandes áreas de despegue económico

El documento de prioridades prima la rehabilitación de viviendas sobre la construcción, aunque mantiene la previsión de 36.000 nuevas casas

Alfredo Canteli, a la izquierda, y Nacho Cuesta, en una imagen de archivo.

Ha sido un parto largo pero el equipo de gobierno del Ayuntamiento de Oviedo ya dispone de un documento de prioridades de la revisión del Plan General de Ordenación (PGO), el texto que fija las pautas del desarrollo de la ciudad en los próximos años y que PP y Ciudadanos heredaron, en su origen, del anterior equipo de gobierno. Ayer, el concejal de Urbanismo, Nacho Cuesta, y el Alcalde, Alfredo Canteli, repasaron el PGO y se lo presentaron a sus concejales. “Es un Plan General”, recalcó Cuesta, “que incide en la necesidad del crecimiento económico, de la creación de riqueza y empleo, con un enfoque liberal”. En la práctica, la revisión del plan da un salto sobre lo que estos documentos suponen tradicionalmente para el urbanismo local y traza, además de las condiciones de vivienda, las de trabajo y desarrollo empresarial. El PGO identifica hasta diez “proyectos de capitalidad”, zonas estratégicas para el futuro de Oviedo, y liga algunas de ellas a los lugares de crecimiento económico, que sitúa en La Vega y en el Cristo.

Esas dos áreas, la que se articula en torno al antiguo HUCA, y la de la fábrica de armas, son, respectivamente, dos de los lugares más importantes para el futuro económico de la ciudad, establece el PGO. En el primer caso, ese despegue se liga a un polo de investigación vinculado a la Universidad de Oviedo y en el segundo a un polo de innovación biosanitaria. No son los dos únicos focos de creación de empleo. El documento también añade, en tercer lugar, la Fábrica de Gas. Pese a que el plan especial de esta parcela está en vigor y plantea en su mayor parte usos residenciales, el PGO identifica aquí una combinación de suelo empresarial vinculado a empresas de base tecnológica y usos culturales, lo que podría dar una pista de los planes del Ayuntamiento para estos terrenos.

Gráfico

Los otros “Proyectos de capitalidad” del PGO incluyen todo el eje del Bulevar de Santullano que se está ejecutando actualmente, la Universidad de Oviedo, identificando todos sus campus (Milán, Cristo, Llamaquique, sede histórica, Minas, Psicología), el Naranco y los monumentos Prerrománicos y el Antiguo.

El plan de prioridades no entra a detallar otros aspectos que deberán matizarse, indica Nacho Cuesta, en documentos diferentes como son el del plan de movilidad, por lo que, salvo consideraciones muy generales, no dibuja la extensión de las peatonalizaciones en la zona centro ni el diseño del carril bici de la ciudad. Lo que sí contempla, a diferencia de los primeros borradores redactados por este mismo equipo pero todavía con el anterior gobierno, es la Ronda Norte por el Naranco, tratando de “minimizar su impacto”, insiste Cuesta, y nuevas conexiones como las que conectarán las calles internas de la fábrica de armas con el trazado urbano existente. En este caso, sin entrar al detalle del trazado final, el concejal insiste en que el PGO dispone que la Fábrica de Armas será crucial para resolver la entrada a Oviedo por Santullano.

Por otra parte, los autores de esta revisión, un equipo dirigido por Ramón Fernández Rañada, Víctor García Oviedo y Emilio Rico, cambian el modelo inicial que había diseñado con el anterior gobierno, y aunque priman la rehabilitación de viviendas dejan la previsión de viviendas allí donde la había establecido el documento de 2006. Entonces, la previsión eran 60.000 viviendas y hoy se han construido 24.000, por lo que se mantienen esas 36.000 como horizonte de crecimiento. En todo caso, señala Cuesta, esa es “una posibilidad”, porque, añade, “otra cosa que haremos es dejar libertad a la participación, no decir lo que se debe hacer, sino mantener márgenes suficientemente amplios para adaptar el desarrollo a las circunstancias”.

Urbanismo quiere más población y un anillo verde para la zona rural

Pese a que se mantienen las previsiones de construcción de viviendas arrastradas de hace años, el PGO incide en dos aspectos que van por caminos diferentes al crecimiento residencial dentro de la zona urbana. Uno es el de primar la rehabilitación de los inmuebles antes que la construcción. El otro, el de dar un valor extra a la zona rural, donde se pretende ganar población a base de mejorar las condiciones para la construcción y el entorno. En concreto, el documento de prioridades establece, como ya planteaba el gobierno anterior, reducir de 1.500 a 1.000 metros cuadrados la parcela mínima para suelo urbanizable en las zonas centrales de núcleos rurales dispersos. La diferencia es que el tripartito compensaba ese incremento limitando la construcción en los extremos de estos núcleos, donde ahora también se podrá construir como hasta ahora, con parcelas de 1.500 metros. Además, se incorporan a estas zonas rurales, señaló Nacho Cuesta, nuevas tipologías constructivas, con más altura y una volumetría superior a las de las viviendas unifamiliares. En lo que se refiere a la mejora de las condiciones del entorno, el Plan General mantiene una aspiración compartida con el anterior equipo de gobierno, la de dotar al municipio de un anillo verde que pueda articular la zona rural a través de sendas peatonales. Sobre los mapas, se trata de conectar algunos itinerarios ya existentes, unos procedentes de la operación Cinturón Verde, como son los de la senda que va hasta Fuso de la Reina, y los que, al otro lado de la ciudad, acompañan al Nora en la frontera del concejo, con otros salidos de nuevos planeamientos o el aprovechamiento de pistas forestarles y la recuperación de caminos. El plan también pasa por conectar todo ese anillo con los trazados que en estos últimos años se están recuperando en el monte Naranco.

Compartir el artículo

stats