El Pleno del Consejo de Patrimonio Cultural de Asturias ha dado luz verde una serie de actuaciones en los edificios prerrománicos de Oviedo. Entre ellas, el inicio de los ensayos para comprobar posibles efectos adversos de un encalado en los frescos interiores, así como para decidir qué tipo de enlucido sería más adecuado para preservar las pinturas de Santullano. En atención a lo que suele ser habitual en estos procedimientos, probablemente se decida aplicar una cobertura a un pequeño lienzo de muro, a modo de prueba y para monitorizar su efecto sobre la piedra.

El organismo también ha aprobado una obra de cierto calado en Santa María del Naranco: se trata de una inversión de 190.582 euros encaminada a corregir las filtraciones del exterior hacia el interior del monumento, que se generan, sobre todo, a través de la fachada norte por las juntas de los encuentros de la misma con los tramos este y oeste de la escalera, así como desde el vestíbulo exterior, a pesar de estar cubierto, que da acceso en la planta alta a la Sala de los Miradores. El proyecto de conservación y mantenimiento es obra del arquitecto Román Villasana, y ya había sido aprobado en 2018, pero retornó al Pleno tras incorporar unas modificación a petición del Instituto de Patrimonio Cultural de España (IPCE).

El Pleno también dio luz verde a la limpieza de la fuente de Foncalada, un proyecto elaborado por la restauradora Marta Luis Corrada, a instancias de la consejería, que plantea una intervención de conservación y restauración en la fuente prerrománica ovetense con un presupuesto de 35.481 euros. Las obras permitirá corregir los procesos de alteración, realizar labores de limpieza, eliminar algas, musgos, plantas y la costra calcárea, y un retratamiento de intervenciones anteriores. Se consolidarán y sellarán las estructuras pétreas que lo precisen y se aplicará un tratamiento de hidrofugación fundamentado en los análisis petrológicos y pruebas que se han llevado a cabo. El Consejo de Patrimonio aprobó también intervenciones en la iglesia de Santa María de Bendones, a la que se han destinado 112.392 euros para renovar la cubierta.

Otro templo prerrománico que será objeto de una intervención es San Salvador de Valdediós, aunque en este caso no se trata de una intervención directao: el Pleno ha aprobado un proyecto del Arzobispado para habilitar un lugar de acogida para visitantes del Conventín y del Monasterio de Santa María de Valdediós, en una estancia situada al norte del cenobio, flanqueando la plaza del acceso al mismo y ocupando una esquina del entorno libre de la iglesia de San Salvador. 

Quinta de los Selgas

Más allá del Prerrománico, el Pleno del Consejo de Patrimonio Cultural aprobó iniciar los trámites para declarar como Bien de Interés Cultural (BIC) la Quinta de los Selgas-Fagalde en El Pitu (Cudillero), así como su colección artística. Este conjunto lleva meses en el centro de la polémica por la venta del lienzo "Aníbal vencedor", de Francisco de Goya, a la Asociación de Amigos del Museo del Prado, y por el intento de vender a un museo húngaro una "Inmaculada" del Greco.

El Pleno también aprobó iniciar los trámites para declarar BIC de carácter inmaterial la cultural del azabache en Asturias, así como dos obras de arte de la colección del Centro Niemeyer de Avilés: "Pope", dibujo en lápiz sobre papel realizado por Francis Bacon en 1986 y donado al centro en 2018 por Cristiano Lovatelli Ravarino; y "Tranbase", obra de Pablo Genovés, donada al Centro Niemeyer en 2019.