Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sí hubo fuegos en San Mateo: la traca clandestina de la noche del lunes en Oviedo

Los vecinos del Antiguo dicen estar "hasta las narices" de los botellones en la zona y solicitan "mayor presencia policial"

Sí hubo fuegos en San Mateo: así fue la celebración clandestina de la noche del lunes en Oviedo

Al parecer, ni la pandemia ni el Ayuntamiento frena a la juventud ovetense. En unas fiestas en las que se suprimió por motivos de salud el habitual espectáculo pirotécnico, la noche del lunes previa al día de San Mateo, el Antiguo pudo ver, "y sobretodo escuchar", según los vecinos, dos tracas clandestinas de fuegos artificiales. La primera, a las 4:30 horas de la madrugada; la segunda, a las 6:00. Se desconoce su origen, pero quien quiera que fuera parece que cumplió con su objetivo: agitar a todos los botellones colindantes a la zona. El más numeroso, el de la plaza del Paraguas, al lado de la calle Mon.

El botellón de la plaza del Paraguas, la madrugada del lunes

La policía tuvo que intervenir en varias ocasiones en los diferentes puntos del barrio donde se encontraban las masas de gente: el Paraguas, Campillín, plaza del Sol, etc. Pero según la gente que habita este barrio, no es sólo cosa de las fiestas, "vienen casi todos los días desde hace mucho tiempo".

"Estamos hasta las narices", explicó Manolo Almeida, presidente de la asociación vecinal "Oviedo Redondo". Él, junto al resto de vecinos del antiguo aseguran "no entender" el incremento del número de gente en los botellones post pandemia. "Son bastante diferentes. Ya había botellones antes del covid, pero lo de ahora es otra cosa. Se puede observar un incremento notable de la violencia, la gente que viene no es la misma. Necesitamos que nos escuchen y aumentar la presencia policial", indicó el presidente de la asociación vecinal. "Respecto a los fuegos, seguramente fuera algún gracioso que se le ocurrió hacerlos por su cuenta. Esperemos que no vuelva a suceder, porque ni son horas, ni son las formas de hacer algo así; y siempre es en el Antiguo, estamos ya un poco hartos", expresó Almeida. Apoyando sus palabras, Raquel Garrido, empleada de un bar de la plaza del Paraguas, dijo haber sido despertada por el espectáculo pirotécnico. "Yo aluciné, me pareció muy fuerte. Parece que no se quedaron a gusto con los de las 4, que tiran otros a las 6. Para flipar", criticó.

El botellón de la plaza del Paraguas, la madrugada del lunes

Compartir el artículo

stats