Rubén Rosón, concejal en la oposición de Somos Oviedo, fue identificado por la Policía Local a primera hora de la mañana de ayer, día de San Mateo, alrededor de las siete y media, haciendo botellón en el Campillín. El edil, junto a otros miembros del grupo con el que estaba, recibió una denuncia por parte de los agentes que efectuaron la intervención. Rosón, por su parte, rechaza que eso fuese un botellón.

Fue alrededor de las 7.20 horas cuando la Policía recibió una llamada de los servicios municipales de limpieza alertando de que había un grupo de cierta entidad, sobre quince personas, realizando un botellón en el parque que tenían que adecentar.

Al personarse en el lugar, los agentes se encontraron con cierto rechazo por parte del grupo, e incluso alguno de los presentes comenzó a grabarles con el móvil. No fue el caso de Rosón, quien, según fuentes policiales, se dirigió en todo momento de forma correcta y educada a los agentes, señalando únicamente su creencia de que la intervención estaba motivada por su presencia en el Campillín. Los agentes procedieron a identificar a todos los participantes en el botellón para, acto seguido, instarles a abandonar el lugar tras la pertinente denuncia.

Rubén Rosón, que además de edil de la Corporación es médico de profesión, señaló que lo que llevó a su identificación no es el botellón. “Basta ver las imágenes de estos días para darse cuenta de que ese no es el problema para la Policía Local”. A su juicio, el motivo de la denuncia contra él “fue sostener públicamente una forma de socializar diferente a la que fomentó el Ayuntamiento de Uviéu en estas fiestas de San Mateo, tan anodinas y sin personalidad que se han cargado una tradición de 38 años”.

Vídeo: Este es el rastro que deja el botellón de San Mateo por las calles de Oviedo

Somos defendió a su edil asegurando que las fiestas de Oviedo “no pueden ser pensadas para el lucro privado, y la contestación al modelo desarrollado por el gobierno municipal fue lo que realmente propició la identificación”. Rosón, por su parte, rechazó que se dirigiese de forma irrespetuosa a los agentes, como se difundió ayer en algunos medios, y en relación con su identificación añadió: “Igual la razón es que resulta más lucrativo para algunos pagar un alto precio por consumir en las terrazas por las consumiciones, mientras que otras formas de consumo son criminalizadas. Es un modelo hipócrita indefendible”.