Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Patrimonio da luz verde a los ensayos para enlucir los muros de Santullano

Cultura destina 190.000 euros a una intervención para corregir las filtraciones y pavimentar el exterior de Santa María del Naranco

Una visita guiada a Santullano. | Miki López

El Pleno del Consejo de Patrimonio Cultural dio ayer luz verde a la realización de un plan de actuaciones y mediciones en Santullano cara a la restauración de sus pinturas murales. Esta iniciativa responde a una petición expresa del Instituto de Patrimonio Cultural de España (IPCE) que, tal y como avanzó este periódico, considera “necesario” revestir el exterior de los muros del templo ovetense antes de restaurar sus pinturas, toda vez que los técnicos de ese organismo consideran que la ausencia de ese revestimiento exterior es “la causa fundamental” del deterioro de los frescos.

El plan aprobado ayer incluye ensayos en los propios muros exteriores de la iglesia, en los que se probarán diferentes soluciones para constatar el comportamiento de el edificio, especialmente en su interior, ante diferentes situaciones y soluciones. Esto permitirá decidir qué tipo de revestimiento es el más adecuado para garantizar la conservación de los valiosos frescos, el conjunto de pintura mural altomedieval más importante de Europa Occidental. Asimismo, el plan pondrá el acento en la necesidad de drenaje del muro norte.

Aunque el paso dado por el Pleno del Consejo de Patrimonio Cultural es relevante para garantizar la conservación del templo, esto no quiere decir que se vaya a ejecutar un enlucido a corto plazo. El proceso, a decir de los expertos, puede prolongarse varios años.

La de San Julián de los Prados no es la única intervención sobre el Prerrománico asturiano aprobada ayer por el Pleno del Consejo de Patrimonio. El organismo también respaldó el proyecto de conservación y mantenimiento de Santa María del Naranco, redactado por el arquitecto Román Villasana e impulsado por la Consejería de Cultura, Política Llingüística y Turismo del Principado. El proyecto ya había sido aprobado por el pleno en 2018, pero retornó al Consejo de Patrimonio tras incorporar una serie de modificaciones a sugerencia del Instituto de Patrimonio Cultural de España (IPCE).

La finalidad de la intervención en Santa María es corregir las filtraciones desde el exterior hacia el interior del monumento. Los puntos críticos en este sentido es la fachada norte, y en concreto las juntas de los encuentros de esa cara del inmueble con los tramos este y oeste de la escalera ; y el vestíbulo exterior que da acceso, en la planta alta, a la Sala de los Miradores, pese a que está cubierto.

La intervención, presupuestada en 190.582 euros, incluye también una mejora de la capacidad drenante del terreno que rodea el monumento. Se trata de la incorporación de una nueva pavimentación que ayudará a evitar encharcamientos en el perímetro, gracias a una mejora en el drenaje y al nuevo encauzamiento de las aguas de escorrentía. El trazado de la pavimentación se prevé que ayude además a ordenar el recorrido de los visitantes alrededor del monumento prerrománico.

El Pleno del Consejo de Patrimonio aprobó una intervención en la iglesia de Santa María de Bendones. Se trata de una intervención en la cubierta del edificio, presupuestada en 112.392 euros y redactada por el arquitecto Carlos Marqués, que permitirá “reorganizar correctamente la sección constructiva” del templo y “permitir el máximo aprovechamiento de los materiales existentes (susceptibles de ser reutilizados por su aceptable estado de conservación)”, precisa la Consejería de Cultura, en un comunicado.

La intervención permitirá también impermeabilizar el exterior de los muros desde la cota de arranque de la cimentación hasta la rasante del terreno, construyendo además un canal filtrante separado del inmueble por medio de una trinchera. La obra se completará con la limpieza superficial de los muros y la retirada de vegetación.

La fuente de Foncalada será sometida a un proceso de limpieza


Las intervenciones aprobadas ayer en el Prerrománico asturiano incluyen también una intervención en la fuente de Foncalada. Se trata de un proyecto de conservación y restauración elaborado por María Luisa Corrada y que incluye labores de limpieza y eliminación de algas, musgos, plantas y la costra calcárea. La obra también incluye un retratamiento de intervenciones anteriores, así como la consolidación y el sellado de aquellas estructuras pétreas que lo precisen. Además, se aplicará al inmueble un tratamiento de hidrofugación fundamentando en los análisis que se han realizado previamente a las piedras del monumento. La obra está presupuestada en 35.381 euros. Esta actuación será la primera que se realice sobre la fuente en lo que va de siglo. Para encontrar una intervención previa, según consta en el Libro Blanco del Prerrománico Asturiano, hay que remontarse a 1994, cuando se hicieron unas excavaciones en Foncalada. Más allá de eso, en el estudio solo consta un estudio petrológico, fechado en 2003, por el que se abonaron 11.202 euros.

Incluyendo esta intervención, las obras aprobadas ayer por el Pleno del Consejo de Patrimonio Cultural para reforzar la conservación de los edificios prerrománicos localizados en Oviedo ascienden a un total global 338.355 euros, una inversión que asumirá el Gobierno autonómico. Unas iniciativas que constatan el paso adelante que se ha dado este año para reforzar la conservación de este patrimonio singular de Asturias, al que el Principado destinó una partida de 600.000 euros en sus cuentas de este ejercicio. A las inversiones del Principado para el Prerrománico hay que sumar las que llegan del Gobierno centro a través del Instituto de Patrimonio Cultural de España (IPCE), que se encargó de la reciente restauración de San Miguel de Lillo y proyecta otra en San Salvador de Priesca. A futuro, el IPCE también se encargaría de la restauración de las pinturas de Santullano, una vez que se resuelva la cuestión del cubrimiento exterior.

Compartir el artículo

stats