Es hora de ponerse las pilas. Ya no hay excusas. Aunque estos últimos meses no han sido fáciles para nadie, es momento de reaccionar y volver a retomar los buenos hábitos y costumbres. Hace casi dos años que la rutina de la población cambió drásticamente, obligando a la gran mayoría a vivir de una forma muy diferente. Adiós a las clases multitudinarias, a las aglomeraciones en los restaurantes, a los cursillos de natación, o a las academias. Responsables de centros de inglés asturiano califican como “un auténtico desastre” lo vivido desde marzo de 2020. La formación presencial dio paso a la virtual, y no todo ha sido positivo. “Casi dos años prácticamente perdidos, pues las deficiencias endémicas en nuestro sistema educativo -la falta de interacción o el énfasis en una gramática cada vez menos comprendida– han sido exagerados por las clases online. Es la hora de recuperar el tiempo perdido antes de que esto se convierta en un lastre para toda la vida”, señalan.

Responsable de una academia de inglés de Oviedo.

Responsable de una academia de inglés de Oviedo. PABLO SOLARES

Y van más allá, pues consideran que Asturias “está acabada”. “Esto se ha sabido desde hace más de 30 años y en este tiempo no se ha presentado ninguna propuesta viable. A nivel particular, la solución es la de siempre, como reflejan las recientes celebraciones del Dia de América en Asturias: la emigración”. Y es que creen que, si esta pandemia nos ha enseñado algo, “es de la importancia de enfrentarnos a la realidad, por cruda que sea, y en este caso la clave del éxito es una buena preparación. El mundo empieza a despertar después de la pandemia y habrá muchas oportunidades para los espabilados; y probablemente no hay nada que mejore las perspectivas profesionales tanto como un dominio del inglés”.

Bien es cierto que ahora hay más facilidades que nunca para aprender idiomas como el inglés. “Si las clases online de los institutos nos han enseñado algo, es que aprender un idioma tiene que ser una actividad interactiva: lo importante no es solo absorber conceptos gramaticales sino producir un discurso en la lengua extranjera”, comentan desde estos centros de idiomas. Por ello, la mejor solución es acudir a una buena academia de inglés, donde, con un profesor experimentado y clases reducidas, se puede aprender a realmente desenvolverse en esta lengua extranjera, además de acreditar los conocimientos adquiridos a través de un examen reconocido a nivel internacional “Así, cuando la reconstrucción post-pandemia nos presente nuevas oportunidades, no nos pillará desprevenidos y tendremos la preparación para aprovecharlas”, señalan.

La pandemia refuerza la necesidad de aprender inglés

El British Council, la organización internacional del Reino Unido para las relaciones culturales y las oportunidades educativas, publicó a principios de año las conclusiones del sondeo “¿Cómo ha cambiado el covid tu vida, y en especial, tu modo de estudiar inglés?”, que ha realizado entre su comunidad de personas interesadas en el aprendizaje y la certificación del inglés en España.

Entre los resultados, destaca la elevada importancia –con una puntuación media de 9/10– que otorga el 91% de los preguntados al manejo del inglés para su trabajo o futuro profesional. Entre ellos, un 39% ha visto reforzada aún más su necesidad de aprender este idioma como consecuencia de la pandemia. Otra de las conclusiones del sondeo es que el 77% de las personas consultadas considera que tiene una importancia alta –con una puntuación media de 8/10– conseguir un título que acredite su nivel de inglés, dada la situación actual.

El sondeo también refleja los nuevos hábitos de vida impuestos por el covid- 19. Así, las nuevas fórmulas de teletrabajo o estudios desde casa favorecen el uso de materiales de autoestudio, cuando se trata de continuar o retomar el aprendizaje del inglés.

Claves para no cesar en el empeño

Es importante encontrar tiempo para el inglés, y acudir a centros especializados donde garantizan una formación de calidad y buenos resultados en exámenes oficiales.

Asimismo, es importante establecer objetivos –un título, mejorar el inglés de cara al empleo, lograr ve series en versión original, etc.–y un plazo realista para conseguirlo. Asimismo, debe comenzarse a trabajar desde el objetivo más modesto –un examen para lograr el B1 en lugar del C2; la capacidad de leer un artículo de The Economist en vez de escribir un post financiero–. Y finalmente, establecer un plazo realista para cumplir ese objetivo: es preferible no fijar de partida un plazo de un mes, ya que la mejora efectiva en un idioma implica más tiempo.

Para llegar a buen puerto, es importante buscar el mejor aliado. Y en Oviedo, puede encontrarse. Hay centros que llevan muchos años siendo grandes compañeros de viaje en el aprendizaje del inglés