Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La música clásica, en femenino con Oviedo Filarmonía

La OFIL con una plantilla en la que casi la mitad son mujeres, es una de las orquestas más igualitarias del panorama nacional

Oviedo Filarmonía, durante una de sus actuaciones. | Miki López

“Música” es nombre de mujer. “Orquesta” también lo es, y en Oviedo Filarmonía (OFIL) lo tienen muy claro. La orquesta de la capital asturiana está entre las dos más igualitarias de toda España, siguiendo a la Real Filharmonía de Galicia, que tan solo cuenta con una mujer más.

Entre los integrantes de la OFIL, un cuarenta y dos por ciento son mujeres y el cincuenta y ocho por ciento restante son hombres. Esta orquesta no cuenta con ayudantes de concertino ni con solistas ni ayudantes de solistas, pero estos suelen ser los grupos en los que la mujer es la figura infravalorada, ya que en casi todas las orquestas nacionales relacionadas con la asociación de “Músicos Profesionales de Orquestas Sinfónicas y de Cámara” son los hombres quienes ostentan este lugar dentro de las plantillas. Según un estudio de la asociación “Mujeres en la Música”, las orquestas nacionales cuentan con solo una tercera parte de su orquesta comprendida por mujeres. La sección de cuerda es la que más representación femenina tiene, ya que supone un 42 por ciento frente al 16 por ciento en los instrumentos de viento.

Pilar Rubiera es la presidenta de la Fundación Musical Ciudad de Oviedo, asociación que se encarga de Oviedo Filarmonía y la Banda de música de Oviedo. Comenta que, para ella, es todo un “orgullo” ser la segunda orquesta con más representación femenina de toda España. “Para las mujeres ha sido muy difícil entrar en el mundo de la música clásica. En los años 80, la filarmónica de Berlín se negaba a contratar a una clarinetista solo por el hecho de ser mujer, no les importaba su talento. Contra esto es lo que hay que luchar, “No hace ni un siglo de la primera directora de orquesta, esto quiere decir que el camino de las mujeres en la música clásica es muy reciente. Aún hay muchas cosas que conseguir”, añade Rubiera.

A diferencia de otras orquestas nacionales, Oviedo Filarmonía cuenta con casi paridad completa entre hombres y mujeres y desde la presidencia de la Fundación Musical, Rubiera no entiende esta situación como algo raro: “Para que alguien esté en OFIL no miramos si es hombre o mujer, solo nos fijamos en lo que de verdad importa, la calidad como profesional de la música”.

Con cincuenta y cinco integrantes, Oviedo Filarmonía tiene veintitrés mujeres en sus filas. Dentro de la organización de la orquesta de la capital asturiana, la dirección general es uno de los puestos más altos en el liderazgo musical y, como ejemplo del equilibrio entre géneros que defiende OFIL, este puesto lo ostenta, desde el inicio de la propia filarmonía, María Riera. Con más de veinte años a su espalda en el mundo de la música, Riera, según la Fundación Musical de Oviedo, es el “reflejo perfecto” de lo que quieren conseguir en su orquesta: que no haya diferencia de ningún tipo entre sus miembros por ninguna condición humana. “Somos una orquesta con una media de edad joven, de tan solo 40 años, por lo que los prejuicios que siempre se han tenido en la música clásica aquí no se han vivido”, explica Riera.

Oviedo Filarmonía es uno de los conjuntos más igualitarios, siendo la prueba viviente de que la música no tiene género.

Compartir el artículo

stats