Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El fin de las restricciones en hostelería y ocio nocturno resucita al sector del taxi

“No estamos aún a niveles de 2019, pero se nota mucho la mejoría durante los fines de semana”, explican los titulares de licencias

Un taxi en una parada en Oviedo. | Irma Collín

El sector del taxi comienza a ver la luz al final del túnel en Oviedo tras más de año y medio de escasez de carreras por las restricciones sanitarias. En la Federación del Taxi aprecian un incremento significativo de servicios que coincide con el levantamiento de las medidas sanitarias en la hostelería y los bares de copas, especialmente durante los fines de semana. “No estamos como en 2019, pero se nota la mejoría tras la vuelta a la normalidad del ocio nocturno sobre todo los fines de semana”, declara el presidente de la patronal, Gabino Pérez.

Los empresarios y trabajadores del taxi comparan la situación actual a la vivida en el otoño de 2014 cuando el repunte económico tras la crisis financiera de los años anteriores parecía dar una tregua. “Entonces se atisbaba una mejoría, pero sin recuperar la totalidad del consumo y ahora estamos en una situación similar”, añade Pérez.

El decreto del estado de alarma, el 14 de marzo de 2020, supuso un golpe especialmente duro para un sector que cerró el ejercicio pasado con una caída en la actividad de en torno al 70%. Las sucesivas olas de contagios y las correspondientes restricciones provocaron importantes pérdidas como las registradas en Semana Santa, cuando los servicios cayeron un 55% ante la escasez de actividad turística y hostelera.

A lo largo de la pandemia, los debates internos del sector sobre la procedencia o no de reducir el número de vehículos disponibles fue constante. Tanto es así que la Federación del Taxi llegó a plantear en verano un referéndum para establecer unos descansos obligatorios que ajusten la oferta a la demanda mermada por las restricciones. La iniciativa no recibió suficiente apoyo y fue desechada, si bien en las semanas sucesivas se produciría un repunte en las carreras que hizo olvidar la posibilidad de reducir la disponibilidad de la flota.

Las cifras de los meses de julio, agosto e incluso septiembre fueron buenas, aunque los taxistas alertan que el inicio de octubre no ha sido tan bueno como cabía esperar con el fin de muchas de las restricciones. “Este mes suele ser malo y hemos vuelto un poco a la realidad”, señalan, confiados en que grandes eventos como los premios “Princesa de Asturias”, los World Cheese Awards o la Navidad, unidos al fin del teletrabajo supongan un impulso para los trabajadores del taxi.

Oviedo cuenta en la actualidad con unas 312 licencias de taxi, de las que más de un 90% conforman las dos principales patronales, Asotaxi y la Federación del Taxi, siendo las posturas de ambos colectivos antagónicos a la hora de defender la necesidad de imponer un descanso obligatorio semanal a los taxistas.

Compartir el artículo

stats