Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

“Me atacaron”, dice el acusado de apuñalar a dos conocidos junto a la plaza del Paraguas de Oviedo

El procesado, en prisión preventiva desde agosto, asegura que conocía a los agredidos porque le habían robado antes la cartera

La zona donde fueron hallados el acusado y sus supuestas víctimas . | LNE

“Me atacaron, solo me defendí”. El marroquí de 41 años acusado de apuñalar a dos conocidos junto a la plaza del Paraguas en la madrugada del 8 de agosto niega que se tratara de una agresión y justifica las heridas de sus denunciantes en el contexto de una pelea iniciada cuando trataron, siempre según su versión, de robarle la cartera por segunda vez. Así reivindica su inocencia el varón para el que la Fiscalía pide diez años de cárcel y la expulsión del país, que lleva en prisión preventiva desde el pasado agosto y que ayer vio cómo se suspendía la vista oral prevista en el juzgado de lo penal número 4 por la indisponibilidad del letrado de los dos demandantes.

La versión ofrecida por el hombre choca frontalmente tanto con la de la Fiscalía como con la de los dos apuñalados. Estos últimos señalaron en su declaración previa que recibieron las puñaladas en el interior de un bar de la plaza del Paraguas. Aseguran que al notar las heridas salieron corriendo en busca del agresor y lo interceptaron en la calle Máximo y Fromestano poco antes de las dos de la madrugada cuando fueron hallados en plena pelea en el suelo por la Policía Local.

Los heridos presentaron sendas puñaladas de considerable profundidad en distintos puntos de la espalda y precisaron varios días para recuperarse. El fiscal reclama al presunto autor que abone 400 euros en concepto de indemnización por las lesiones y 600 por las secuelas a cada uno de los agredidos.

La defensa se escuda en las heridas que presentaba el acusado en ambas manos y en la rodilla para justificar que se trató de una pelea y no de una agresión por la espalda. Del mismo modo, el abogado del supuesto agresor, Fernando Ángel de la Fuente, se aferra a que la navaja fue hallada en el suelo y por tanto no está claro si era de su cliente o si pertenecía a los dos hombres que tuvieron que ser trasladados aquella misma noche al Hospital Universitario Central de Asturias.

Afirma el denunciado que conocía a los dos heridos, otro marroquí y un español, porque le habían robado previamente la cartera. Del mismo modo, la defensa rechaza la petición de expulsión del país. “Lleva 20 años aquí y su mujer y dos hijos son españoles”, alega el letrado.

La agresión tuvo lugar apenas dos meses y a escasos metros de otro episodio violento muy sonado. En el mes de junio, agentes de la Policía Local se vieron acorralados por un grupo de jóvenes que arremetieron contra ellos lanzándoles botellas desde la plaza del Paraguas hacia la calle Ecce Homo, donde previamente los agentes habían reducido y detenido a un joven grafitero langreano que estaba realizando una pintada en la fachada de la Casa Sacerdotal. La batalla campal se saldó con dos agentes en el hospital y un efectivo de la Policía Nacional realizando tiros al aire para conseguir disolver a los agresores envalentonados.

Compartir el artículo

stats