El turismo nacional deja en septiembre en Oviedo cifras récord de antes del covid

La ciudad tuvo el mes pasado un total de 41.648 viajeros, un 25,5% más que Gijón, al que casi iguala en número de pernoctaciones

Chus Neira

Chus Neira

Los buenos datos de turismo en julio y agosto han tenido su prolongación en septiembre. El Instituto Nacional de Estadística hizo públicos ayer los datos del mes pasado en los que la ciudad logró, en lo que a turismo nacional se refiere, cifras récord propias de antes de la pandemia. No solo eso, sino que en algunos casos logró mejorar incluso registros de hace más de tres años, aproximándose a algunas de sus mejores marcas históricas. Los 41.648 turistas que pasaron por Oviedo en septiembre suponen una de las mejores cifras de su entorno inmediato en el norte peninsular y superan el registro de Gijón, con 33.187 viajeros, en un 25,5%.

En el contexto asturiano, y pese a los buenos resultados, Oviedo logra más visitantes pero menos noches que Gijón. Eso es lo que lastra el balance de las pernoctaciones, aunque Oviedo se aproxima mucho a las cifras de Gijón: 82.122 pernoctaciones aquí frente a las 82.706 de allá.

Esos son los datos totales que suman el turismo nacional y el extranjero. Pero si en el análisis turístico de septiembre uno se queda en exclusiva con los visitantes patrios, Oviedo aparece encabezando el ranking, y también en pernoctaciones. Las 73.115 noches de hotel de turistas nacionales de septiembre están muy por encima de las registradas en 2019, año covid, pero también superan las 67.268 noches de 2019 y las 71.461 de 2018, en un 2,4% y un 2,3%, respectivamente. En cambio, la evolución del número de pernoctaciones del turista nacional en Gijón ofrece un ciclo totalmente opuesto, donde se ha pasado de 79.315 noches en septiembre de 2019 a las 69.570 de este año, una caída del 12,3%.

Lo que lastra los buenos datos de Oviedo es el turismo extranjero. En un contexto global en el que esos flujos todavía no se han recuperado del todo por la crisis sanitaria, Oviedo sigue, no obstante, muy por debajo de Gijón. En septiembre los extranjeros sumaron allí 13.136 pernoctaciones, y en Oviedo solo 9.007. Pero en número de viajeros de otras nacionalidades Oviedo también quedó por delante, casi mil extranjeros más que en Gijón.

Esos datos evidencia uno de los problemas que arrastra la ciudad y que, en palabras del concejal de Turismo, Alfredo García Quintana, hay que trabajar más, la baja estancia media en comparación a otros destinos. Solo en septiembre, esa cifra es de 1,97 noches por turista, frente al 2,49 en Gijón y el 2,13 del resto de Asturias. La buena noticia es que ese dato, aunque bajo, supone un incremento frente a las medias de años anteriores, tanto en el dato de septiembre como en el acumulado. Al revés, Gijón cae ligeramente respecto al año pasado. Es decir, los turistas cada vez se quedan más tiempo en sus estancias en Oviedo, que parte de una ocupación media bastante baja frente a destinos de playa, como Gijón.

Desestacionalizar

El concejal de Turismo, Alfredo García Quintana, no ocultaba ayer su satisfacción por los datos del mes de septiembre, aunque mostraba cautela ante la perspectiva de una mejoría aún mayor para el final del mandato. “Estamos contentos”, señaló el edil. “Aunque somos conscientes de que todavía nos queda mucho trabajo por delante, estos resultados justifican que estamos en la dirección correcta. En muy poco espacio de tiempos hemos podido situarnos en unos niveles que ya son muy aceptables, y la opinión que me transmite el sector es que están encantados, en la medida de las circunstancias y siendo conscientes de la crisis de la que venimos”.

Ahora el concejal de Turismo ya tiene la vista puesta en “los grandes retos” para el fin del mandato. El equipo del Ayuntamiento de Oviedo busca, precisamente, la manera de aumentar esa estancia media y de cubrir los meses en los que el tirón turístico es más bajo. “Hay que desestacionalizar, y para lograrlo tenemos que actuar en los meses bajos, en noviembre, diciembre, enero...”.

El objetivo es llegar al millón de pernoctaciones anuales, una meta que el PP ya incluyó en el plan estratégico de turismo redactado en 2015 y que ahora Quintana asume como propia. Para lograrlo, la ciudad tiene que captar más viajeros, porque ese millón, incluso en los mejores años, está todavía lejos, se necesita crecer en unas 250.000 noches.

“Este año tampoco va a ser para comparar con los mejores”, reflexiona el concejal, “porque la primera parte del año todavía estaba condicionada por las restricciones, y la segunda parte, de junio a diciembre, tiene también el factor todavía condicionado del turismo extranjero”.

Quintana habla de todo lo que queda por hacer. Cuenta, por ejemplo, que la campaña Oviedo Origen del Camino ha dado sus frutos y que se mantendrá más allá del segundo año Jacobeo 2022. “Es una seña de identidad”, resume. Pero también, que ahora se proponen recuperar el segmento de congresos y eventos y “trabajar con normalidad” en el nuevo curso.

Suscríbete para seguir leyendo