Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los vecinos del Antiguo inician sus protestas: “No podemos vivir así y nadie nos atiende”

Medio centenar de residentes del casco viejo se concentran ante el Ayuntamiento para exigir al Alcalde soluciones al problema del botellón

Los vecinos del Oviedo Antiguo claman contra el botellón: "La situación es insoportable, no podemos tener vida" Amor Domínguez

Para ver este vídeo suscríbete a La Nueva España o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Los vecinos del Oviedo Antiguo claman contra el botellón: "La situación es insoportable, no podemos tener vida" Chus Neira

La primera protesta de los vecinos del Antiguo salida de las asambleas de las últimas semanas no logró, ayer al mediodía, una presencia masiva pero sí unos testimonios contundentes y el altavoz que le brindaron hasta una cadena nacional de televisión. Con el lema de “Oviedo es nuestro” y capitaneados por el presidente de la asociación de vecinos “Oviedo Antiguo”, Juan García, medio centenar de vecinos se concentró ayer al mediodía frente al Ayuntamiento de Oviedo para exigirle al Alcalde, Alfredo Canteli, soluciones al creciente problema del botellón. Los residentes en zonas como la plaza del Sol o la calle Carpio niegan que sea algo puntual fruto de las fiestas de San Mateo y denuncian una situación constante de convivencia imposible: jaleo por las noches en la calle hasta altas horas, pis en los portales, suciedad en las calles, presencia de grupos de jóvenes que no les dejan acceder a sus viviendas, garajes inaccesibles. “Estamos hartos y nadie nos atiende”, fue la frase más repetida.

Entre el público, los testimonios se repetían siguiendo ese mismo esquema. Soraya Rodríguez, vecina de la calle Carpio, insistía en la sensación creciente de impotencia. “Estamos llegando a un punto en el que no se puede convivir con el botellón, con el ruido, con los insultos cuando queremos acceder a nuestras casas, con los malos olores que hay en la calle, con la suciedad, con el pis en los portales... Estamos hartos y no nos vale que el Alcalde diga que es una situación puntual. Lleva dándose desde hace años y nadie nos está defendiendo”.

Laurentino Hernández, vecino de la Plaza del Sol, resumía una situación muy parecida: “Esto es insoportable, hay jaleo a todas horas, llevan hasta música, pasean un altavoz enorme por ahí y están hasta las tres o las cuatro de la madrugada. Y después, la cantidad de mesas que hay es insoportable, no hay donde pasar. Y vas para casa y los tienes que levantar si quieres entrar en tu portal”.

Marisa Rodríguez, de la misma plaza, incidía en la falta de respuesta por parte del Ayuntamiento: “Nadie nos escucha ni nos atiende. A mí la policía me dijo que no tenían personal, y lo que no tienen son ganas de acudir y escucharnos. Estamos totalmente desatendidos, la sensación es de rabia. No podemos tener vida, ni descansar. Nos mean en los portales, nos pican en el timbre, no podemos utilizar el garaje y cuando hay un problema, por la noche, nadie acude. Queremos que nos escuchen y nos presten atención, porque somos ciudadanos como los demás”.

Emilia Alonso, otra vecina de la plaza del Sol, con negocio de hostelería, insistía en que el problema viene de aquellos “que no cumplen las normas”. “A mí ningún vecino me llama la atención, pero yo cumplo. Aquí tenemos el problema de que ahora cierran los bares y ellos quedan por la calle, rompen botellas, y da igual que venga la policía, porque no hay castigo. El Alcalde tiene que estar para los ciudadanos, no para los delincuentes”.

Juan García pronunció un comunicado en la plaza en el que cargó contra la distinta atención, denunció, que el Ayuntamiento presta a la hostelería, bajándoles las tasas, a la que presta a los vecinos, subiéndoles el recibo del agua, resumió, y exigió soluciones para los problemas de los vecinos del Antiguo. La de ayer fue la primera concentración. La asamblea de la plataforma celebrada la pasada semana decidió suspenderla por falta de tiempo pero la asociación de Juan García la mantuvo de forma unilateral. Ayer también había vecinos de otros barrios y se escuchó la idea de que seguirán las protestas ampliadas a otras zonas de Oviedo.

Compartir el artículo

stats