Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El desabastecimiento llega a Oviedo: el encarecimiento de los materiales frena varias obras municipales

“No somos ajenos al mundo”, dice Pacho tras quedar desierta la adjudicación de un comedor escolar y el centro social de Veguín

Los concejales Conchita Méndez y Luis Pacho, a la derecha, en una visita con técnicos a las obras de reparación de la cubierta del Corredoria Arena. | LNE

La crisis mundial de abastecimiento de materiales de construcción y el consiguiente aumento de los precios de los mismos amenazan desde hace unas semanas a varias inversiones municipales. La inflación y la escasez de mano de obra de construcción de la que ha venido acompañada la recuperación económica posterior a la pandemia ha provocado que contratos de actuaciones como el nuevo comedor del colegio de Ventanielles o el centro social de Tudela Veguín no hayan despertado el interés de ninguna empresa, mientras que otras obras como el arreglo del Corredoria Arena y la sustitución del césped del campo de fútbol de Matalablima se han visto retrasadas por la falta de suministros.

“Nos somos ajenos a un problema que está afectando a todo el mundo”, explicó ayer el concejal de Edificios, Luis Pacho, quien el pasado martes en el pleno ordinario ya pidió “paciencia” de cara a unos meses difíciles para llevar a buen puerto las licitaciones. El concejal indica, no obstante, que actuaciones como la del campo de fúbol, dependiente de la concejalía de Deportes que dirige Conchita Méndez, ya han obtenido los materiales necesarios para su culminación de cara a diciembre.

Más complicada se presenta la situación del arreglo de las goteras del polideportivo Corredoria Arena. La falta de vidrio y material de aislamiento en el mercado mantienen paralizados los trabajos. El Consistorio mantendrá una reunión hoy mismo con la intención de desbloquear la situación, aunque la coyuntura impide al gobierno local ser muy optimista.

En el caso de proyectos con licitaciones fallidas destaca el caso del nuevo comedor de las aulas de Infantil del colegio de Ventanielles. Las obras estaban licitadas en unos 400.000 euros, pero dicha cuantía resultó poco atractiva para las constructoras. El motivo, según ha podido pulsar el Ayuntamiento con los propios contratistas no es otro que la subida de los precios de los materiales, una problemática que amenaza con traducirse en la necesidad de aumentar los presupuestos de licitación. “En algunos casos estamos hablando de encarecimientos de casi el 50%”, indica el también concejal de Patrimonio.

Posibles recortes

Queda por ver si los problemas se siguen alargando y afectan a las inversiones por importe de 28 millones de euros que tiene previsto incluir el gobierno local de PP y Cs en las cuentas del próximo año. Desde el gobierno reconocen preocupación tanto por este hecho como la posible necesidad de ajustar los presupuestos a consecuencia del revés judicial del Tribunal Constitucional al impuesto de Plusvalía, ya que podría mermar los ingresos locales de 2022 en unos 8 millones de euros. A este respecto, el concejal de Economía, Javier Cuesta, se limitó a garantizar en el pleno que, en caso de ser necesarios finalmente recortes, estos no afectarían a los servicios públicos municipales.

Compartir el artículo

stats