Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Rescate pasado por agua: los Bomberos de Oviedo aprenden en Argame a leer las corrientes e intervenir en los ríos

“Al principio da mucho respeto porque no estás acostumbrado a tirarte así a un medio salvaje, pero los instructores aportan mucha confianza”, afirman los alumnos del programa

Así son los cursos de formación de los bomberos de Oviedo para hacer rescates en aguas bravas e inundaciones VÍDEO: Amor Domínguez/ FOTO: Irma Collín

Para ver este vídeo suscríbete a La Nueva España o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Así son los cursos de formación de los bomberos de Oviedo para hacer rescates en aguas bravas e inundaciones Elena G. DÍEZ

Un grupo de quince hombres discurre junto a la corriente del Caudal en Argame a la misma velocidad que lleva el agua, y eso hace percatarse de la braveza que estos entornos pueden llegar a tener. En este caso, son integrantes del Cuerpo de Bomberos de Oviedo y están aprendiendo cómo proceder. Se trata del primer día del curso avanzado de intervenciones y rescates en medio acuático en el que aprenden a leer los caudales y cómo actuar en base a ello. “Al principio da mucho respeto porque no estás acostumbrado a tirarte así a un medio salvaje, pero los instructores aportan mucha confianza”, cuenta Miguel López, uno de los alumnos del programa.

La idea es preparar a estos profesionales para no ponerse en peligro durante una misión de estas características. Según lo explica Luis Díaz, el coordinador de bomberos de Oviedo: “No podemos admitir que por salvar a una víctima las víctimas seamos nosotros”. Y por eso han contratado a Eneko Iriondo y José María Miró, dos expertos de la empresa UR Rescate que han recorrido todo tipo de aguas nacionales e internacionales. Para ambos, lo fundamental es que los participantes sepan distinguir el tipo de operaciones con las que deben arriesgarse y lo importante que resulta trabajar en unidos. “Aquí, hasta que no estemos todos en la orilla fuerte –la zona que tiene acceso a la carretera para poder evacuar– no podemos reír”, explica Iriondo al equipo.

13

Los bomberos de Oviedo aprenden maniobras de rescate acuático en el río de Argame Irma Collín

Las prácticas que realizan durante un día como este son muy variadas. Se les puede ver aplicando las técnicas de vadeo, agarrados unos a otros para luchar contra la fuerza que les empuja; también aprenden salvamento con cuerdas, a tantear la profundidad con pértigas y sortear cualquier objeto que pueden encontrarse durante la trayectoria.“Ya se ha soltado uno”, se escucha de fondo junto al murmullo del agua. Y así, mediante ensayo y error van mejorando una maniobra tras otra. Al finalizar una jornada de cuatro horas, empapados, hacen un breve repaso sobre la manera en la que ha discurrido y los puntos débiles, o fuertes, que ha encontrado cada uno a la instrucción.

Intercambian declaraciones como “me ha sorprendido lo fácil que es cambiar la orientación con un giro de cabeza” o “una buena toma de contacto para reconocer los cambiantes que pueden llegar a ser estos escenarios”. Alguno, incluso, bromea con haberse llevado un par de truchas.

El formato de estas actividades consta de una parte teórica por las mañanas y la puesta en práctica durante la tarde, a lo largo de cuatro días. Es necesario porque, a pesar de ser unos expertos nadadores, no son conocedores de las trampas que alberga un río. Además, aunque la tasa de incidentes en estas áreas no es la más elevada, se cobra un número de cuerpos considerable y de una manera muy trágica.

“Por desgracia, los más común es que saquemos cadáveres”, explica Díaz. Por eso es importante que sean conscientes de la realidad que tienen delante y actúen con un material adecuado. Que, por suerte, se ha renovado este año con un valor de 18.000 euros. Botas más reforzadas y neoprenos menos pesados que los que requieren el mar o los embalses. Un equipamiento que se aleje del buceo y les prepare para resistir acometidas y rocas.Cascos, bastones, chalecos salvavidas… son algunos de los artilugios que llevan acoplados para sobrevivir a esta aventura. Al salir les invaden el frío y el cansancio. “Como primera toma de contacto no ha estado nada mal”, reconocen.

Compartir el artículo

stats