Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"Hala Oviedo", exclaman desde África los niños de Benín

Una iniciativa del diácono David Álvarez consigue la donación de camisetas del Real Oviedo a la misión diocesana de Gamia

Los niños de Benín quieren jugar en el Real Oviedo Elena G. Díez

Para ver este vídeo suscríbete a La Nueva España o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Los niños de Benín quieren jugar en el Real Oviedo Elena G. Díez

"¡Hala Oviedo!", gritan con entusiasmo los niños de Gamia (Benín) por el camino que lleva hasta la pista de arena que ha convertido en su estadio de fútbol. Un balón y la equipación azul del Real Oviedo es cuanto necesitan para convertir el día en algo inolvidable. Esta iniciativa, impulsada por el diácono David Álvarez, nace de la generosa donación del presidente del club, Jorge Menéndez Vallina.

Cada cierto tiempo, los misioneros tratan de hacer llegar obsequios a los jóvenes de las parroquias africanas. En este caso, Álvarez, quien lleva más de un mes por el territorio con la misión diocesana de Asturias, quiso rendir un homenaje a sus raíces y trasladarlas a 3866 kilómetros de distancia: "Soy carbayón desde guaje. Iba con mi padre a todos los partidos hasta que enfermó. Sé que en este momento estará sonriendo desde el cielo y orgulloso de su oviedín del alma".

Los niños de la misión diocesana de Benín con la equipación del Real Oviedo David Álvarez

Las camisetas llegaron gracias a la ayuda de Javier Suárez, el párroco de San Juan el Real, que se puso en contacto con Vallina para tramitar el proceso. "Es una experiencia muy enriquecedora y una gran muestra de generosidad por parte del equipo", sostiene el cura. Desde la organización, también quieren agradecer la rapidez con la que aceptaron la idea y el buen trato que recibieron durante el proceso de adquisición: "Lo facilitaron todo para poder traernos este regalazo".

Cuando llegó la sorpresa, fue acogida con gran entusiasmo y muchas ganas de estrenarla. "Nos hicieron ir a jugar un buen rato", explica el diácono, una excitación que duró hasta pasada la tarde: "cuando salimos de misa seguían diciendo 'Hala Oviedo', y cuando les conté que el sábado habíamos ganado 2-0 aplaudían como locos".

La labor de la misión es de primera evangelización, la Iglesia católica lleva unos 160 años en el país colaborando con la integración de sus habitantes. De la mano de esta catequización, los voluntarios colaboran en proyectos de desarrollo económico y social: la educación de los jóvenes, la promoción de la mujer, construir buenas infraestructuras para el agua o la electricidad.

Todas estas jornadas las refleja el misionero en su blog "Expeciencia Gamia", para compartir el día a día de la comunidad africana, sus costumbres y, en especial, las reflexiones que obtiene de vivencias como esta. Benín y Oviedo han creado un vínculo que los más pequeños siempre recordarán.

Compartir el artículo

stats