El incendio de un vehículo en el entronque de la autovía hacia Grado con la A-66 disparó todas las alarmas esta mañana a la entrada de Oviedo. La rápida intervención de los bomberos y los reflejos del conductor, que logró abandonar el coche a tiempo evitaron la tragedia. 

Los hechos sucedieron un poco antes de las ocho de la mañana cuando un automóvil procedente de Grado se incendió al acceder a la A-66, antes de los túneles de la Bolgachina. 

El incendio, visible desde lejos para muchos conductores que a esa hora se encaminaban al trabajo, acabó en un susto, aunque con el vehículo totalmente calcinado.

El conductor pudo salir a tiempo del coche y avisar a los bomberos de Oviedo que lograron sofocar el incendio. A las ocho y media la zona estaba ya despejada.