Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Denuncian cuatro meses de impagos en una empresa de integración laboral de Olloniego

La compañía, con 26 empleados con un 55% de discapacidad, alega retrasos en las ayudas y que el desabastecimiento lastra el negocio

Los trabajadores de una empresa de embalajes situada en el polígono de Olloniego denuncian el impago de sus nóminas desde el pasado agosto. La compañía, de integración laboral, cuenta con 26 empleados, todos ellos con un 55% de minusvalía, si bien 11 se encuentran de baja laboral. Tras cuatro meses, hay trabajadores que, dicen, llevan tiempo malviviendo o que han recurrido a sus familias para salvar la situación. “Nos vemos atados de pies y manos”, declaran los afectados, porque si dejan de ir al trabajo la ley no les amparará, aunque tampoco reciben soluciones para la situación. Fuentes de la empresa aseguran que las ayudas regionales que perciben llegan con retraso, o no llegan, y que las bajas laborales suponen un problema para la producción, a lo que se suma el desabastecimiento de material que sufren.

“Un día dijeron que no se pagaba más y ya está”, declaran algunos trabajadores. Otros cuentan que les fueron dando largas hasta que pasaron semanas. “No llegan las subvenciones. No hay madera y vienen pocos a trabajar, esto lleva así años”, defiende el encargado de la empresa. Sin embargo, los trabajadores afectados sostienen que el problema es el trasvase de trabajo que les obligan a hacer entre esta compañía y otra de la misma propiedad.

El colectivo de trabajadores no solo lamenta el problema principal, también asegura que las condiciones del lugar de trabajo son precarias. “Los EPI no se entregan o están a medias, hace más de un mes que el encargado de la limpieza no está y los baños no se limpian... Es un centro especial de empleo y no hay ningún control”, argumentan. Ahora, han decidido tomar medidas legales y presentar cargos, pero temen que la sentencia llegue tarde.

Compartir el artículo

stats