El Partido Popular y Ciudadanos quieren que el Ayuntamiento de Oviedo, donde tienen mayoría, se posicione contra la cooficialidad del asturiano. Así, ayer, en la Comisión de Economía, presentaron su proposición en la que aseguran apoyar la llingua y los bables de Asturias, pero rechazar la cooficialidad pretendida por el Gobierno del Principado. Con sus votos, a los que se sumaron los de Vox, la proposición superó el único escollo que tiene antes de llegar al próximo Pleno. El gesto del gobierno local ocupará la crónica política de la reunión plenaria de diciembre, a la que se pretende llevar también el próximo presupuesto municipal.

En la comisión no hubo apenas debate. Somos, representado por Rubén Rosón, reprochó al Partido Popular que no hiciese como Núñez Feijóo en Galicia. En el argumentario firmado por PP y Ciudadanos para rechazar la cooficialidad se explica que ambos grupos están a favor de la protección y uso de las lenguas de Asturias, pero se adscriben a la ley de Promoción y Uso aprobada por los populares durante su etapa en el Gobierno regional. Así, defienden los bables, pero rechazan la oficialidad de la llingua. El portavoz socialista, Wenceslao López, manifestó durante la comisión que los dos puntos de la proposición del gobierno son una incongruencia. Este análisis es rechazado de plano por los concejales del gobierno. Mario Arias reiteró tras la comisión su total apoyo a la promoción del asturiano, pero su repulsa a una cooficialidad de la que no se explican “sus consecuencias ni su alcance”.

En el Ayuntamiento de Oviedo no se tienen las competencias para ejercer ninguna modificación sobre el uso del asturiano, pero el gobierno de Alfredo Canteli quiere dejar clara su posición en el ámbito lingüístico. El regidor y el concejal de Seguridad Ciudadana, José Ramón Prado, fueron los primeros en firmar en una de las mesas de la plataforma contra la oficialidad. Ahora, la coalición de gobierno dejarán constancia en el acta del Pleno.

En diciembre habrá debate, pero no cambiará el resultado. El rechazo a la oficialidad se aprobará, porque los votos del gobierno son suficientes. Pero, en una votación que ya se sabe cómo va a acabar, los portavoces municipales deberán argumentar por qué están a favor o en contra de una cooficialidad que se debate en la Junta.

Al igual que otros ayuntamientos dominados por el PP, el Consistorio ovetense se declarará en contra de la cooficialidad pretendida por el Gobierno de Adrián Barbón.