Felicitas Pañeda es una ovetense amante de los belenes, y cuando no existía la pandemia recorría diferentes puntos de España en busca de esta estampa navideña. Hoy, mira satisfecha el trabajo que la asociación Belenista de Oviedo inauguró el viernes pasado, en la plaza de Trascorrales, y da su veredicto: "Me encanta todo, incluso como han puesto al árbol de Navidad". Se refiere al clásico abeto que ilumina una de las esquinas entre la sucesión de figuras. Como buena aficionada, ha reparado en los detalles: le agrada la presencia del buey y la mula que han puesto en la esquina de uno de ellos.

-Siempre los ponemos, que diga el Papa lo que quiera- dicen desde la asociación.

14

Todas las sorpresas del Belén de Trascorrales Irma Collín

Tres portales acogen al niño, cada uno con sus peculiaridades; hay quien las estudia con minucia y otros que a golpe de vista dan por completado el recorrido. Cuando se ve el conjunto al completo, parece que fue colocado de forma armónica y de una sentada; pero la laboriosa realidad lleva desde febrero acompañando a los Belenistas. "Nos repartimos el trabajo en grupos a principio de año y cada uno va al taller cuando sus obligaciones lo permiten. Vemos el Belén completo unos días antes de abrirlo al público", explica el miembro Carlos Ortiz. Y como por arte de magia encaja a la perfección. No falta un detalle desde que se constituyó la formación en 1988; incluso hay tantos, que más de uno se pierde entre ellos.

"Solo echo de menos un cartel con la descripción sobre qué es cada cosa. Así lo disfrutaría aun más", afirma Lenka Díaz, quien no ha faltado ni una Navidad a esta cita desde que vive en la ciudad y comienza inculcar la misma costumbre a su bebé, carrito en mano. Mientras tanto, dos visitantes (en apariencia padre e hijo), realizan un duelo de sapiencia sobre todas las figurillas que componen el recorrido. No han sido los únicos esta mañana. Una de las nuevas incorporaciones ha generado mucha expectación: para algunos resulta ser una coruxa, para otros una lechuza. Esta pieza es uno de los muchos animales que han llegado este año, como una gallina compuestas por plumas reales o ardillas.

Exposición de Belén de Navidad en Trascorrales IRMA COLLIN

¿Uno de los grandes éxitos? La cabalgata de Reyes Magos que diseñó a palillo el artesano Javier Guilloto. "Son únicas, si se rompen no podrá hacer otras iguales", cuenta Ortiz. También hay piezas de origen italiano, un mendigo que visita el pesebre por primera vez y un río de agua corriente que baña las casas edificadas con materiales diversos. Milagros De Mingo viene desde Barcelona, ciudad con gran tradición pesebrista, a la que, según asegura, Oviedo no le tiene mucho que envidiar: "Son tan diferentes unos de otros, hay que mirarlos con perspectiva distinta".

Te puede interesar:

Milagros tiene razón, el primero está ambientado en un pueblo de características medievales y el juego con los tamaños le dota de gran profundidad; el segundo es típicamente bíblico, con figuras más majestuosas; el tercero tiene hasta afectos de iluminación para simular amanecer y anochecer. Por eso, Leonardo Rodríguez lo considera una obra de arte: "todos los años vengo y noto algo diferente".

Solo hay un problema, está pintoresca tradición, que por ahora ha acogido a más de 2.000 personas entre su artesanía, podría ver su fin si nadie toma el relevo a los veteranos Belenistas: "necesitamos nuevas generaciones que se interesen por este arte".