Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un cerebro digital, un espacio cultural polivalente y un gran fondo bibliotecario: el proyecto para los depósitos del Cristo

La Universidad proyecta una reforma con una "intervención arquitectónica singular" para reutilizar, al menos, dos de los grandes vasos de la infraestructura

Los antiguos depósitos del Cristo que quiere recuperar la Universidad.

Nueva vida para los viejos depósitos. La Universidad ya cuenta con “un avance” de su proyecto para rehabilitar la antigua instalación de abastecimiento de aguas del Cristo. La idea del Rector, Ignacio Villaverde, pasa por reformar, al menos, dos de los grandes vasos. Uno de ellos alojaría los servidores de la “gran nube digital de Asturias” y, otro de ellos, un depósito bibliotecario que sirva a la biblioteca central de la institución académica. El plan de la Universidad es una intervención arquitectónica “singular” que genere, además, un espacio polivalente en el que programar actividades culturales, charlas y exposiciones que sirvan al conjunto del campus.

En tiempos de Gabino de Lorenzo, cuando se planteó la construcción de los nuevos depósitos del Campón, el Ayuntamiento y la Universidad firmaron un convenio que transfería la propiedad de la vieja instalación cuando entrasen en funcionamiento los nuevos. Ese día ha llegado. El teniente de alcalde Nacho Cuesta se reunirá ahora con el Rector para conocer sus planes en detalle y ver si el Ayuntamiento y la institución pueden colaborar en algún proyecto conjunto.

La “gran nube digital” de la que habla el Rector servirá al nuevo Instituto de Inteligencia Artificial en el que trabaja la Universidad. Oviedo concentrará unos servidores que, explica Villaverde, servirán a objetivos más amplios. Su idea es que el moderno equipamiento que se quiere alojar en uno de los grandes vasos de los depósitos, tenga una utilidad para toda Asturias. Será el cerebro digital de la región.

Los depósitos del Cristo están formados por cuatro vasos y una sala de máquinas en el centro. Cada una de las estructuras tiene un diámetro de unos 40 metros. Y, según los técnicos que entraron por última vez en la instalación, su estructura se encuentra en un estado de conservación razonable. El plan de la Universidad es rehabilitar y no demoler. Para ello, se necesitará abrir puntos de iluminación y ventilación en la gran mole de hormigón. Pese a la necesidad de inversión para la reforma, los depósitos se podrían tener listos mucho antes de que haya solución para el Plan del Cristo.

Uno de los vasos de los depósitos visto desde el interior.

El Rector aseguró ayer que la Universidad se ha puesto a disposición de los encargados de reordenar los terrenos del viejo hospital para conseguir deshacer el entuerto. Desde la concepción del plan en 2017, la idea última fue conseguir en El Cristo un gran campus universitario. Actualmente, las negociaciones han encontrado un camino sin salida. La Tesorería General de la Seguridad Social no está de acuerdo con el reparto y quiere negociar un nuevo convenio. Ignacio Villaverde, por su parte, ya les ha trasladado a las partes que protagonizan las negociaciones que la Universidad necesita “más terreno”.

Así, el Rector cree que ha llegado el momento de sentarse con el Ayuntamiento y el Principado para “diseñar integralmente ese espacio y convertirlo en una gran ciudad universitaria”.

El objetivo, en el largo plazo, es tener dos grandes campus en Oviedo: El Milán (con Psicología) y El Cristo. Pero, de momento, es consciente de que es un proyecto a muy largo plazo. El último calendario anunciado por el Principado planteaba tener listos los terrenos para que la Universidad pudiese construir en 2030. Las fechas parecen retrasarse, porque nada parece indicar que los derribos vayan a comenzar este año, tal y como estaba previsto.

La pendiente y siempre aplazada reorganización del campus de Llamaquique

La Universidad de Oviedo trabaja en dos planes complementarios para reorganizar las facultades del centro de la ciudad. Desde la institución académica plantean un proyecto de “infraestructura” y otro de “oferta formativa” para resolver la situación de Llamaquique. El campus, reconoce el Rector, tiene “un problema estructural serio”. Desde la institución explican que están trabajando en una estrategia de “reordenación” del campus, incluyendo en la ecuación las instalaciones de Los Catalanes (Ingeniería Informática y la antigua guardería). La idea en el equipo del Rector es que las infraestructuras actuales, organizadas de otro modo, podrían dar un mejor servicio a la comunidad académica. No es descartable que las facultades cambien de sede o que los aularios se utilicen de una manera diferente.

“Sencillamente –explica Villaverde– la infraestructura ya no alberga a los servicios que tenemos y eso pone límites a nuestro crecimiento”. Su idea es utilizar los aularios de otra forma, entendiendo que están al servicio de la Universidad y no de una Facultad en concreto. Esta nueva concepción daría lugar a una institución más integrada. La cercanía de algunas de las sedes, como Magisterio, Geología o Ciencias permitiría que estos cambios se puedan hacer sin grandes problemas. Todas las soluciones para las facultades del centro de la ciudad son transitorias. El Rector insiste en que su plan de reordenación de sedes académicas se plantea manteniendo en la ecuación las tres ciudades (Oviedo, Gijón y Mieres). En el corto plazo, los problemas más acuciantes, se resolverán barajando las cartas de otra forma. Además, el Principado ha reservado unas partidas presupuestarias para la mejora de los campus de la Universidad que, aunque escuetas, podrían comportar mejoras en algunas de las sedes más problemáticas.

Compartir el artículo

stats