Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los loteros que repartieron más de 2 millones en Oviedo: "Es muy gratificante que la ilusión se materialice"

Ana Carballal y José Manuel Fernández señalan que a la Bonoloto suelen jugar "los clientes habituales"

Ana Carballal y José Manuel Fernández, en su despacho en el barrio de Llamaquique, en Oviedo

Ana Carballal y José Manuel Fernández han abierto hoy el despacho de lotería que regentan en el barrio de Llamaquique con más alegría de lo habitual. La razón es que una combinación de la Bonoloto vendida allí el martes dio el mayor premio que han repartido en los 18 años que llevan al frente de este negocio: 2.014.151 euros. 

El establecimiento abría sus puertas, a pesar de ser festivo, porque además de lotería vende prensa y porque “con este tiempo, dónde vamos a ir”, aseguraba Carballal mientras caía un aguacero en Oviedo. La lotera esperaba la llegada de los primeros clientes del día y se pensaba bien dónde colocar el cartel con la combinación ganadora y, en grande, el premio que pertenece al ganador. 

Los propietarios del establecimiento reconocen que se enteraron la noche del martes de que habían vendido la combinación ganadora gracias a la llamada de LA NUEVA ESPAÑA. Una noticia que fue para ellos “una enorme satisfacción”: “Al final es tu trabajo, vendemos ilusión y te hace muy feliz que se materialice”, explica Fernández. Su mujer añade que es gratificante saber que hay “una persona feliz”. “Ahora entendemos por qué se ponen tan contentos los loteros cuando dan un premio”, coinciden.

Y es que, con bastante diferencia, el del martes de la Bonoloto es el mayor premio que han dado. Hasta el momento habían repartido 102.000 euros en un sorteo de Euromillones en febrero de 2010, 100.000 euros de un Joker también en 2010, un segundo premio de la Lotería del Niño en 2012 y un segundo de la Lotería Nacional en junio de 2016.

Ana Carballal desconoce por completo quién puede ser el ganador del premio, pero sí reconoce que la Bonoloto “es de cliente habitual, del que viene todos los días”. El que empiece a faltar a la cita será, sin duda un probable ganador. 

Compartir el artículo

stats