Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Trubia comienza a fabricar el “Dragón”, el nuevo blindado estrella del Ejército

Una delegación de Defensa visitará este viernes la fábrica de armas de Santa Bárbara para asistir al inicio del montaje del primer lote del 8x8

Una imagen del 8x8 “Dragón”. Tess Defence

El 8x8 “Dragón” ya está listo para despegar. Tras instalar la mayor parte de los robots de soldadura en las naves de la fábrica de armas de Trubia, Santa Bárbara Sistemas iniciará de manera oficial este viernes la fabricación del primer lote de los nuevos blindados del Ejército de Tierra. Al pistoletazo de salida de la construcción de los tanques asistirá una delegación del Ministerio de Defensa, según ha podido saber LA NUEVA ESPAÑA, la fábrica recibirá la visita del director general de Armamento y Material, Santiago Ramón González Gómez. Ahora, los trabajadores de Santa Bárbara comenzarán a fabricar las primeras siete unidades de las 348 que se irán entregando por fases al Ministerio de Defensa hasta 2027.

Fue en 2007, tras un atentado en el Líbano en el que murieron seis soldados, cuando la entonces ministra, Carme Chacón, dio los primeros pasos para modernizar los vehículos del Ejército. Su coste fue retrasando su ejecución hasta ahora, cuando Trubia pondrá a funcionar su línea de montaje. El macrocontrato del 8x8 se lo llevó el consorcio de empresas Tess Defence (Santa Bárbara Sistemas, Indra, Sapa Placencia y Escribano). El nuevo tanque, proyecto estrella del Ejército de Tierra, tiene un coste conjunto de desarrollo, compra y mantenimiento que asciende a 3.800 millones de euros. Solo el contrato asciende a los 2.100 millones. Cuando Tess Defence se impuso a otros gigantes del armamento, la construcción de las barcazas del “Dragón” recayó en la fábrica de Trubia y el resto de servicios se ha ido repartiendo por España. La inversión del Ministerio ha dejado en las cuentas de Santa Bárbara por 733,3 millones.

La construcción de los blindados en la factoría ovetense eleva la previsión de contratos de Santa Bárbara hasta los 900 empleos. Hasta ahora, la empresa tenía 720 trabajadores. Los sindicatos celebran las inversiones en la planta, pero lamentan que la nueva provisión de puestos de trabajo se haga “mayormente a través de subcontratas”. Entre los puntos a celebrar están los 13,8 millones que planea inyectar la compañía española en la vetusta fábrica hasta 2025.

De momento, se han ido instalando nuevos robots de soldadura, equipos de corte y viraje de gran precisión. Los nuevos tanques, cuyos primeros prototipos se han fabricado en la planta suiza de Mowag, obligan a cambiar, por su complejidad, la forma de trabajar en la planta trubieca. Empleados de Santa Bárbara han estado viajando a una de las sedes que la empresa tiene en la ciudad de Kreuzlingen para familiarizarse con el nuevo montaje y transmitir el conocimiento a sus compañeros de Trubia.

La producción comenzará el viernes y se pondrá a pleno rendimiento a comienzos de año. El corte de chapa será el primer paso del montaje de las nuevas barcazas de los blindados, el pistoletazo de salida oficial. Ese día, además de los representantes del Ministerio de Defensa, está previsto que otras autoridades civiles y militares hagan una visita a las renovadas instalaciones de la factoría.

Para acoger al “Dragón” no solo ha habido viajes a Suiza o inversiones millonarias para adecuar los talleres trubiecos, también hubo que hacerle hueco y trabajar en la logística el montaje. La Fábrica de Trubia, ahora, es única en Europa. Es una de las pocas plantas del mundo en el que se mantienen dos líneas de producción de blindados, puesto que Santa Bárbara fabrica tanto blindados de cadenas –especialidad histórica del recinto fabril– como de ruedas. El moderno 8x8 es el ejemplo de la nueva línea de fabricación.

Según las declaraciones de responsables de la UTE Tess Defence, el 8x8 es un blindado para el Ejército de Tierra pero que tiene un “buen futuro” de cara a la exportación. El Ministerio quiere ir recibiendo tanques hasta 2027, pero también ha dejado la puerta abierta a adquirir más unidades cuando finalice este contrato. Las previsiones llegan hasta los mil tanques.

Gran Bretaña y Filipinas, otras dos líneas de producción “a pleno rendimiento”


Trubia sigue sacando músculo en materia de exportaciones. La planta de Trubia tiene otra gran línea de producción en curso con el blindado de cadenas “Ascod”. El último Ejército en hacerse con los carros de combate trubiecos es el de Filipinas. La fábrica de armas trubieca ya está produciendo las primeras unidades para el país asiático. El Ejército filipino se suma a España, Austria y Reino Unido en el uso del “Ascod”. Los empleados de Santa Bárbara entregarán las primeras unidades de las barcazas a Filipinas en 2022 y planean terminar la entrega de las veinte unidades un año después. En Gran Bretaña, el contrato del “Ascod” ha pasado por ciertos altibajos. Las primeras unidades del carro de combate, denominado en las islas británicas como “Ajax”, causaron problemas de audición a unos 300 soldados. El Parlamento británico abrió un expediente y obligó a una investigación en el seno del ministerio defensa del Reino Unido. Responsables del ejército pusieron sobre la mesa la decisión de rescindir el contrato, pero de momento no han tomado ninguna decisión. Los blindados británicos, que incorporan modificaciones sobre la barcaza fabricada en Trubia, vibraban demasiado y hacían un ruido “excesivo”, según denunciaron los soldados que probaron los primeros prototipos. La investigación del parlamento no apunta como culpable al tanque trubieco, sino a los cascos que utilizan los soldados para protegerse del ruido. De momento, en Trubia siguen trabajando “a pleno rendimiento”.

Las cifras


  • 348 blindados. En 2022 tienen que salir de Trubia siete unidades de los nuevos tanques. Hasta 2027 se planean entregar 348.
  • 900 empleos. El plan de fabricación del nuevo 8x8 eleva las necesidades de empleo de Santa Bárbara hasta los 900 trabajadores.
  • 2.100 millones. El contrato del 8x8, uno de los mayores de la historia del Ejército, ha supuesto una inversión de 2.100 millones de euros.

Compartir el artículo

stats