Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Oviedo facilita prácticas en empresas a 45 parados sin recursos: “Es un salvavidas”

Un programa creado tras la pandemia logra nutrir el currículum y abrir las puertas del mercado laboral a desempleados de todas las edades

Carolina Simón llegó a Oviedo hace seis años desde Madrid con la intención de ganarse la vida como monitora de yoga y pilates. Su apuesta emprendedora fracasó y desde el inicio de la pandemia vivió una particular travesía por el desierto laboral que milagrosamente se terminó esta misma semana. A sus 52 años, Simón se ha convertido en la primera contratada de los participantes en el programa “Oviedo Incluye”, una iniciativa impulsada por el Ayuntamiento y la Asociación de Empresas de Inserción del Principado de Asturias (Adeipa) a través de la cual 45 parados en riesgo de exclusión social de todas las edades han podido acceder a formación y prácticas indispensables para poder ser contratados como mozos de almacén, reponedores o cocineros.

Foto de familia. Organizadores, participantes y representantes de las empresas que facilitaron las prácticas posaron en una foto de familia del plan “Oviedo incluye” en el palacete de la Lila. Por la izquierda, en primera fila, Roberto Alonso (Alojamir), Carolina Simón, Vania Cristina Domingos, Salma Al Llabili, Lorenzo Pañeda (presidente de Adeipa) y el concejal Javier Cuesta; en la segunda fila, Yerly Luz García, Sirley López, Agripina Mendoza, Ana Cecilia Rodríguez, Fernando Braña (colegio San Ignacio) y Eva Martínez (Cáritas Koopera); en la tercera, Siham Shali, Sandra Patricia Soto, Dulcelina Martínez, Daniela Docasar, Cristina Martínez, Andrés Toledano, Isabel Isaza y Ana González (Cáritas Koopera), y en las escaleras, Juan David Segura, Enzo Cabrera, María Cristina García, Andrés Bustamante, John Michael Montes de Oca, Jorgelina Cardozo, Cristina Daniela Ciobanu, Stella Karapetian, Rayda Pérez y María Iluminada Montoya. | Cristina Velasco

Simón rebosaba alegría durante la clausura del programa, celebrada la mañana de este jueves en el palacete de La Lila. “Es como un sueño, llevaba un par de años en que me era imposible encontrar un trabajo digno”, explicó esta ovetense de adopción que el martes recibió una llamada que le cambió la vida. “Firmé por mes y medio y, según me han dicho, con opciones de ampliar”, comentó emocionada sobre su incorporación a una empresa de mobiliario para tiendas ubicada en Llanera. “Los compañeros son majísimos”, añadió.

Al igual que el resto de participantes, Simón recibió formación sobre materias como atención al público durante un mes antes de pasar a realizar unas prácticas de 50 horas en la empresa que ahora le ha dado la oportunidad de volver al mercado laboral después de más de 24 meses explorando multitud de vías para poder ganarse la vida.

En los corrillos formados a la entrada del palacete de La Lila antes de la ceremonia de entrega de diplomas, los beneficiarios del programa eran tajantes. “Es un salvavidas, nadie nos quería contratar”, coincidieron varios desempleados que a partir de ahora ven muchas más posibilidades de acceder a sectores como el de la hostelería o el comercio. “Ahora al menos tenemos experiencia”, indicaron participantes como John Michael Montes de Oca, el primero en recibir un caluroso aplauso en sustitución de la entrega de diplomas, suspendida por precaución sanitaria.

El edil de Economía destacó la importancia de un programa que abre puertas a la vida laboral de parados de larga duración. “Las personas que han completado estas prácticas las podrán acreditar en sus currículos para mejorar sus posibilidades de acceder a un empleo”, sostuvo el edil, muy satisfecho con los últimos datos de empleo en la ciudad adelantados por LA NUEVA ESPAÑA que reflejan una caída del paro en 3.561 en el último año. “Oviedo está permitiendo, a través del tirón de su actividad empresarial y sus políticas, que el empleo crezca a ritmo relevante. Estamos liderando la creación de empleo en la región”, sostuvo.

Por su parte, el presidente de Adeipa, Lorenzo Pañeda, agradeció la colaboración de empresas como Retif y Ovida o instituciones como la Cocina Económica, que accediesen a acoger a los participantes en el programa para la realización de su periodo práctico. “La colaboración de las empresas ha sido fundamental y sin la aportación económica del Ayuntamiento nada hubiese sido posible”, apuntó un Pañeda visiblemente entusiasmado con la iniciativa.

Los participantes en el acto recordaron que el programa tuvo una primera experiencia en 2020 tras la pandemia con 22 participantes, de los cuales varios encontraron empleo, y este año se duplicaron. “Esperamos seguir creciendo en próximos años”, desveló Pañeda.

Cuesta descarta más fondos covid para las pymes: “Agotamos todos los recursos”

El concejal de Economía del Ayuntamiento de Oviedo, Javier Cuesta, admitió este jueves la imposibilidad de aumentar los 2,5 millones de euros del fondo de ayudas a pymes por el impacto del covid para otorgar subvenciones al millar de empresas que se quedaron sin las mismas a pesar de cumplir con todos los requisitos. “Agotamos todos los recursos, en dos años hemos inyectado 6,5 millones en ayudas para empresas pese a no ser nuestra competencia”, señaló, recordando que el Consistorio, recordando que, a diferencia del Principado, que tiene sin gastar 65 millones en ayudas covid, la administración local si ha ejecutado la partida. Por otra parte, la concejala socialista Marisa Ponga denunció que Oviedo deberá devolver 915.000 euros de los 2,3 millones de la subvención para el plan de empleo del Naranco por la “poca capacidad” de Javier Cuesta. “Esta convocatoria se gestionó íntegramente por el gobierno de Canteli y tienen que devolverlo por su ineficaz gestión”, sostuvo Ponga, a la que el concejal de gobierno acusó de decir “verdades a medias”. “Es cierto que hay que devolver el dinero, pero también lo es porque ellos lo tramitaron tarde”, replicó el concejal del PP.

Compartir el artículo

stats