Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las reliquias de la Catedral, unas joyas de libro que “entran por los ojos”

“Transmiten espiritualidad”, dice Santiago Relanzón, autor de las fotografías del nuevo volumen sobre los tesoros de la seo ovetense

Santiago Relanzón hojea “Los tesoros de la Catedral de Oviedo”, con Benito Gallego, a la izquierda, Yayoi Kawamura y Vidal de la Madrid. | Luisma Murias

“Los tesoros de la Catedral de Oviedo” es un libro que permite aprender, comprender y hasta emocionarse con nueve de las reliquias más significativas que alberga en su interior el templo ovetense, que están explicadas y reproducidas al detalle a lo largo de sus páginas. La obra, editada por la Fundación María Cristina Masaveu Peterson, fue presentada este jueves en la Sala Capitular, un escenario ideal para hablar sobre los tesoros que guarda el templo y que gracias a las fotografías de Santiago Relanzón se observan con tanto detalle que, en palabras de una de las autoras, la doctora en Historia del Arte Yayoi Kawamura, “se pueden percibir cosas que normalmente no se ven”.

Las reliquias de la Catedral, unas joyas de libro que “entran por los ojos”

Vidal de la Madrid, Catedrático de la Universidad de Oviedo y doctor en Historia del Arte, autor junto a Kawamura de los textos que completan las fotografías de Santiago Relanzón, calificó de “excepcionales” esas fotografías, de “hermoso” el diseño y, en definitiva, aseguró que “Los tesoros de la Catedral de Oviedo” es “una publicación atractiva que entra por los ojos”. También elogió el material con el que han tenido la “suerte” de trabajar: “Esta Catedral tiene 1.200 años de historia mientras otras catedrales, con más fama, tienen bastantes menos años”, reivindicó. Un tiempo en el que se ha ido conformando “un catálogo asombroso” de objetos cuya última incorporación, la Cruz Reliquia de Félix Granda Buylla, es de principios del siglo XX, lo que demuestra, explicó De la Madrid, que la Catedral “está viva y responde todavía a sus objetivos y a sus funciones”.

Las reliquias de la Catedral, unas joyas de libro que “entran por los ojos”

La doctora Yayoi Kawamura llegó a calificar a la Catedral durante la presentación del libro como su “segunda casa” por todo el tiempo que se ha pasado investigando en ella. Y es que, asegura, “es una fuente de investigación inagotable”, en la que se siguen “encontrando cosas nuevas”. Para ella, la parte “nuclear” del templo es “la Cámara Santa”: “Las reliquias hacen diferente esta Catedral de otras catedrales”, añadió. Por la calidad y por la cantidad: “Esa concentración no tiene parangón”, dijo, para añadir que “todas las catedrales tienen tesoros pero los de Oviedo son especiales”.

Las reliquias de la Catedral, unas joyas de libro que “entran por los ojos”

Unos tesoros que se podrán ver de una manera diferente, mucho más precisa, gracias a las fotografías de Santiago Relanzón incluidas en este libro. “Las reliquias en estas imágenes son distintas”, señalaba Kawamura, para quien “gracias a estas fotografías se van a poder distinguir detalles que normalmente no se ven”. Para la doctora de Historia del Arte “es increíble lo que se puede ver en este libro”. También elogió la elección de las nuevas piezas que se estudian, “muy acertada”, y agradeció a la Fundación María Cristina Masaveu Peterson “la confianza” y que “lo haya facilitado todo”.

También estuvo presente en el acto Santiago Relanzón, que hizo un repaso de su relación con la Catedral y con sus tesoros, que comenzó en 1998 y que fueron para él toda una revelación: “Cuando tuve delante estos tesoros nació en mí una fascinación que ha ido creciendo con el tiempo”. Por eso, para él ha sido “un privilegio volver a tener la ocasión de tenerlos tan cerca, poder contemplar y trabajar con los tesoros de la Catedral”. Relanzón reconoció que le resulta “difícil explicar lo que se siente teniéndolas cerca”. Y es que, añade, “transmiten algo diferente, transmiten espiritualidad”. A la hora de realizar su trabajo, señaló que trata de “concentrarme en el tiempo en el que se hizo y en el artista, de comprender lo que sentía”. Para él, “no importa que el tiempo haya deteriorado y modificado las obras, su valor se acrecienta, hoy resplandecen más que nunca”, añadió. Para Relanzón era el momento de que “estas bellezas fueron mostradas de forma digna y en formato libro”.

En representación de la Fundación María Cristina Masaveu Peterson estuvo Ana Martínez Obregón, responsable del Área Cultural, que calificó el libro como “maravilloso” y que es una muestra más del “compromiso de la Fundación con el arte y la cultura”. Y es que, defendió, “la sociedad civil tiene el derecho a disfrutar y el deber de preservar” todo este patrimonio. Una obra como la que se presentó ayer, indicó Martínez Obregón, va a permitir “comprender el valor que tiene la Catedral”. Benito Gallego, deán de la Catedral, agradeció a la Fundación María Cristina Masaveu Peterson que haya donado 1.200 ejemplares que se podrán adquirir en la tienda que hay debajo de la Cámara Santa para ayudar a guardar con dignidad unos tesoros que ahora tienen un libro a su altura.

Compartir el artículo

stats