Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Adriana González Nueva directora del colegio Carmen Ruiz-Tilve

"Las clases de Carmen Ruiz-Tilve fueron las mejores de la carrera, eran geniales"

"La profesión es de mayoría femenina, lo raro sería que con el porcentaje tan bajo de hombres que hay, los puestos directivos fuesen para ellos"

Adriana González en una de las aulas del colegio Ruiz-Tilve

Adriana González  (Pola de Laviana 1976) estudió magisterio en la Universidad de Oviedo. Ese periodo la convirtió en carbayona y una enamorada de la educación. A lo largo de sus 21 años como docente pasó de la enseñanza concertada a la pública y asegura que ha sido una de las mejores decisiones que ha tomado "a nivel personal y laboral". Ahora, asume el mando del colegio Carmen Ruiz-Tilve, en La Corredoria, tras la jubilación de Maite Fernández: "Deja un listón muy alto de trabajo pedagógico con el alumnado".

-¿Qué le animó a dedicarse a la docencia?

-Cuando llegó el momento de ir a la universidad mi hermana mayor me recomendó estudiar magisterio debido a mi pasión por los niños, en ese momento me hizo elegir la mejor profesión del mundo. Llevo 21 años en la docencia, los primeros años como profesora de educación infantil fueron en la escuela concertada, para después dar el salto a la escuela pública, una de mis mejores decisiones personales y laborales.

-¿Cómo la eligen a una para directora del colegio?

De momento paso a ser directora del “Carmen Ruiz-Tilve” por nombramiento con carácter extraordinario, al estar en la Jefatura de Estudios este curso y jubilarse Maite. Después ya veremos si continúo, estoy muy cómoda en este centro, me gustan el ambiente de trabajo, la metodología por proyectos, la implicación de las familias y la AMPA... Además tengo experiencia previa como jefa de estudios y directora de otro colegio.

-¿Qué legado se lleva de la anterior directora, Maite Fernández?

- El vivir la docencia como un arte. Maite es una trabajadora incansable, no es la funcionaria que se va a las 14:00 h, es la directora que todavía este septiembre ya sabiendo que le quedaban apenas unos meses para jubilarse, se quedaba conmigo hasta las 9 de la noche en el centro para que encajasen los horarios y volvíamos al día siguiente a las 8 de la mañana. Nos deja un legado en metodología por proyectos muy importante, un listón muy alto de trabajo pedagógico con el alumnado.

-¿Y de Carmen Ruiz -Tilve, actual cronista de Oviedo que da nombre al colegio?

-Recuerdo las clases de Carmen Ruiz-Tilve en la facultad como las mejores de toda mi carrera. Nos daba “Literatura Infantil”, sus clases eran geniales, vivía lo que nos enseñaba. Ayudo y mucho a que mi vocación docente creciese en mis años universitarios. Tengo un recuerdo muy entrañable de Carmen, verla 20 años después en el colegio que lleva su nombre y además ser la nueva directora este curso escolar, me llena de orgullo.

Los métodos innovadores son una asignatura pendiente, cuesta cambiar los estereotipos

decoration

-Parece que el colegio tiene un gran componente femenino llevando las riendas...

-Nuestra profesión es mayoritariamente femenina y actualmente ya no es extraño que las mujeres tengamos puestos directivos, si somos competentes y estamos preparadas para ello. Lo extraño sería que con el porcentaje tan bajo de hombres que hay en el centro fuesen ellos los que llegasen a estos puestos. Seguro que a Carmen Ruiz-Tilve le encanta ver que sus “chicas de magisterio” llegan a puestos directivos docentes, ella fue una mujer para su época muy puntera en el ámbito profesional y laboral. Seguimos sus pasos.

-¿En qué ha avanzado el ámbito de la educación a lo largo del tiempo?

-Se ha avanzado en dotación de medios y perspectivas de atención a la diversidad, la atención individualizada al alumnado ha tomado un papel protagonista en los últimos tiempos en la educación, eso es algo positivo.

- ¿Y qué cuentas tiene pendientes?

La aplicación de metodologías innovadoras. Sigue costando modificar estereotipos de la escuela tradicional en nuestras aulas.

-¿De qué manera definiría la trayectoria del colegio durante todo este tiempo?-

-Ha pasado por momentos muy duros desde su comienzo, aquellos principios en clases modulares (barracones) en un centro a medio hacer.  El colegio que tenemos hoy es el fruto del esfuerzo de todos mis compañeros.

-¿Habrá cambios?

-Habrá cambios en cuanto a las personas que formarán el Equipo Directivo, me acompañará en esta nueva andadura en la secretaría Montse Llano, con su experiencia de años ya en el centro y Norma Pardo en la Jefatura de Estudios, profesora de Educación Física que conoce el centro perfectamente y también tiene experiencia en puestos directivos. 

-¿A qué carencias se enfrenta el Ruiz-Tilve en la actualidad?

-Sin duda la mayor carencia en tiempos de covid es la tranquilidad, estos dos últimos cursos escolares han sido muy duros. En ocasiones hemos tenido que olvidar nuestra función como docentes para convertirnos en “policías”, controlando aforos, distancias, uso adecuado de mascarillas, grupos de convivencia estable…. He de reconocer que en ocasiones ha resultado agotador. Como petición a nuestra Consejería de Educación, que nos dote de el profesorado que necesitamos y que no nos tengan en ocasiones bajo mínimos en docentes. Este curso escolar tardamos más de un mes en conseguir que nos cubriesen el horario del equipo directivo con el profesorado que nos correspondía, resulta agotador trabajar sin tus horas como equipo directivo en un centro con más de 600 alumnos/as. Ayudaría también la estabilidad del profesorado.

Compartir el artículo

stats