Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Oviedo quiere doblar la oferta navideña tras el éxito de este año, récord de público

Las fiestas atrajeron a más de 70.000 personas y Festejos piensa ya en una pista de hielo más grande, noria, tren y desfile de coros

Espectáculo de luces en la plaza del Ayuntamiento, desarrollado durante las fiestas. | Irma Collín

“Un éxito”. Así resume la concejala de Festejos, Covadonga Díaz, el impacto del programa de Navidad que acaba de finalizar, con los epílogos de las luces de Navidad, todavía activas durante este fin de semana, y las atracciones de hielo del Bombé, que seguirán una semana más. El resto de lo celebrado, ofertado, desfilado y aplaudido ha arrojado, pese a las circunstancias de la amenaza del virus, unas cifras de récord, con más de 70.000 personas en la suma total de espectadores y participantes directos en toda la oferta desplegada en el municipio. Era difícil y Díaz quiere, en primer lugar, “dar las gracias a los ovetenses y a quienes nos visitaron por el comportamiento”. Pero ya piensa en lo que sucederá dentro de un año y anuncia que, animada por el éxito, pretende doblar el programa, hacer más y con mayor alcance.

La titular de Festejos considera que la ciudad ha vuelto a “dar ejemplo” y no oculta su “orgullo” por todo lo realizado en “circunstancias complicadas”: “Hemos vuelto a traer la ilusión a niños y pequeños y ellos respondieron, siendo un ejemplo de no incidencia del virus, con todo el mundo, hasta los menores de seis años, con la mascarilla puesta”.

Para el próximo curso, Díaz ya tiene unas cuantas líneas de actuación encima de la mesa. Sus planes, como es lógico, están condicionados a la evolución de la pandemia, pero en principio todo apunta a que las Navidades de 2022 podrán celebrarse libres de restricciones víricas. De ser así, la primera novedad para el nuevo curso será ampliar la pista de hielo, analizando las posibilidades del espacio actual, en el paseo del Bombé, y planteándose, hipotéticamente, nuevos emplazamientos. Además, Festejos quiere poner en marcha un tren turístico, similar al de San Mateo y que ofrezca un recorrido por las principales atracciones de la ciudad durante las Navidades, incluyendo belenes, luces, mercadillo... Otra petición que le hacen con insistencia y a la que la concejala quiere dar respuesta es a la instalación de grandes atracciones de feria clásicas. En concreto, el Ayuntamiento busca la forma de instalar una noria, que pueda convertirse en un elemento singular dentro de la Navidad ovetense, y también de un carrusel clásico como aquellos que algunas ciudades tienen instalados durante todo el año.

Por último, Díaz también pretende recuperar una actividad que este año se realizó por iniciativa particular de algunas agrupaciones pero que el Ayuntamiento tratará de volver a organizar: que los coros puedan salir a las calles de la ciudad a cantar villancicos durante las semanas de vacaciones.

La danza, otro lleno

Antes de desarrollar los planes para hacer crecer la Navidad ovetense el próximo curso, el repaso al éxito de lo programado este año deja muy buenas sensaciones, más teniendo en cuenta las restricciones que todavía pesaban en casi todas las actividades. A falta de contabilizar el total de las pistas de hielo y el espectáculo de dinosaurios, que se extenderán una semana más, las visitas a la exposiciones de belenes de Trascorrales volvió a arrojar una de las cifras más altas de espectadores, casi 30.000 personas. La cifra está próxima a las más de 20.000 personas que, en una estimación inicial, pueden haber ido desfilando hasta ahora por las atracciones del Bombé.

En segundo lugar, las recepciones de los Reyes Magos en el Palacio de Congresos y de Aliatar en el Campo san Francisco sumaron más de 6.000 personas, y las cabalgatas rurales superaron los 2.000 participantes a lo largo del recorrido. Los espectáculos en el Filarmónica superaron los 5.000 espectadores y en el Campoamor la programación de Cultura también funcionó muy bien. Después de algunas actividades de mediados de diciembre, como el concierto de Sergio Dalma o las últimas funciones de la ópera, y sin más problemas que la cancelación del concierto de la Fundación Princesa, los dos días del concierto de Año Nuevo, con 1.800 espectadores, y las dos sesiones del ballet ruso, con 2.400 entradas vendidas, dejaron una sensación de lleno y público entregado.

Compartir el artículo

stats