Quiso aprovecharse de la indisposición de una mujer para satisfacer sus deseos sexuales, pero ahora deberá pagar una gran deuda con la justicia. Un hombre ecuatoriano nacido en 1994 acaba de ser condenado a seis años de cárcel por la sección segunda de la Audiencia Provincial de Oviedo al dar la sala por probado que agredió sexualmente a una mujer cuando esta estaba intentando vomitar en el aseo de hombres de un pub de la capital asturiana al encontrarse indispuesta. "Ven conmigo que lo vamos a pasar bien", le dijo el procesado a la víctima justo antes de cogerla con fuerza por la cadera, desabrocharle los pantalones y meterle dos dedos en la vagina a pesar de que esta le suplicaba llorando que parase.

El acusado dio luego un fuerte empujón a la mujer, provocando que ésta se cayera al suelo, donde permaneció sentada hasta que fue encontrada, después del cierre del local, por los responsables de este cuando se disponían a recoger. Los hechos tuvieron lugar el 19 de junio de 2020, en torno a las seis y media de la madrugada, y la afectada fue trasladada al Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) custodiada por agentes de la Policía Nacional para ser sometida a varias pruebas.

La Delegación de Gobierno en Asturias decidió expulsar del país mediante resolución al varón el pasado 26 de julio por un periodo de tres años. Casi un año antes, el 26 de julio de 2020, un juez impuso al acusado la prohibición de aproximarse a menos de 200 metros de la víctima, así como a comunicarse con ella por cualquier medio, o bien acercarse a su lugar de trabajo o residencia.

Ahora la Audiencia Provincial le condena, además de a seis años de cárcel, a una orden de alejamiento de siete años y un periodo de libertad vigilada de otros cinco años más, que incluye también la prohibición de aproximarse a la afectada. La sala acordó también la sustitución de la ejecución del resto de la pena por la expulsión del penado del territorio español cuando acceda al tercer grado de tratamiento o se le conceda la libertad condicional, sin que pueda regresar a España en un plazo de 6 años.

La sentencia, no obstante, no es firme, por lo que cabe recurso de apelación ante la Sala de lo Civil y lo Penal del Tribunal Superior de Justicia de Asturias.