La Ópera de Oviedo tiene un plan de contingencia para mantener las funciones de “Adriana Lecouvreur” ante la escalada de casos de covid que se está registrando en la región. La pandemia ha afectado ya, de forma moderada, al plantel, con cuatro positivos activos y alguno más entre los técnicos del Campoamor. Una circunstancia que no ha afectado de momento a los ensayos. La dirección artística de la Ópera ya ha contactado con varios intérpretes que podrían incorporarse al reparto en el caso de que alguno de los cantantes principales caigan enfermos. Esto no afectará a Ermonela Jaho, que encarna el rol central de la obra y que pasó el covid en diciembre. El otro escenario que se baraja es retrasar el estreno. En ese caso, lo que se haría es trasladar la función première, programada para el 24 de este mes, hasta el 4 de febrero. La primera función, programada para el próximo día 27, seguiría en esa fecha.