Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El gobierno local apoya la venta de la Fábrica de Gas: “Puede ser una gran noticia”

La oposición ve en el interés del fondo de inversión una oportunidad perdida por el equipo de Canteli y pide equipamientos culturales en el recinto

El gasómetro. | Miki López

“Puede ser una muy buena noticia”. Fuentes del equipo de gobierno recibían así ayer, con una mezcla de optimismo y cautela, la información adelantada ayer por LA NUEVA ESPAÑA, sobre el interés del fondo de inversión Ginkgo Advisor para hacerse con los terrenos del recinto fabril y el inicio de los primeros contactos con la propietaria de los terrenos, EDP. En el Ayuntamiento no ocultan su satisfacción por la oportunidad de resolver el futuro del histórico conjunto industrial en el corazón del Oviedo Antiguo gracias a un nuevo pretendiente que, dicen, le encaja “como un guante”.

La fábrica, cerrada desde 1985, concentra dos circunstancias: construcciones singulares de alto valor patrimonial y una contaminación que, según la Consejería de Medio Ambiente, supone un riesgo para la salud.

El equipo de Alfredo Canteli, que también ha mantenido conversaciones con el fondo, cree que este nuevo actor suma las características necesarias para resolver un problema histórico. Por los contactos mantenidos con la entidad financiera, que está participada por la UE, creen que tienen vocación de “conservar y rehabilitar el patrimonio” que hay en los terrenos de la eléctrica.

El Ayuntamiento mantendrá nuevas reuniones con Ginkgo para conocer en profundidad su proyecto, pero anuncian su voluntad de ser una “administración facilitadora”. EDP y el fondo, por su parte, están todavía en la fase de tanteo y todavía tienen que llegar a un acuerdo. De cerrarse la operación, los inversores se harían cargo de la compleja descontaminación de los suelos de la fábrica. Hay que vaciar buena parte de los terrenos, pero sin afectar a los numerosos elementos protegidos del recinto fabril (como el gasómetro, la fachada de la “Popular Ovetense”, la escalera helicoidal, una marquesina de Sánchez del Río o los vestigios de una de las primeras fábricas).

Desde Urbanismo, el área dirigida por Nacho Cuesta, celebran que el futuro de la Fábrica de Gas empiece a despejarse. Fuentes del área señalan que tratarán de facilitar “el entendimiento de todas las partes interesadas”.

Antes de presentar una oferta final por los terrenos, el fondo estudiará el grado de contaminación de los suelos. Habituados a descontaminar terrenos industriales, Ginkgo Advisor trabaja con laboratorios especializados. Son los hidrocarburos filtrados al subsuelo durante décadas de actividad los que han terminado bloqueando cualquier iniciativa en una de las grandes heridas de la ciudad y del casco histórico. Actualmente, la situación de la fábrica está bloqueada por dos informes contradictorios. Medio Ambiente urge a llevar a cabo una descontaminación que EDP lleva años intentando acometer. La Consejería de Patrimonio, en cambio, pone pegas por el valor de los elementos industriales que guarda el recinto. Las distintas sensibilidades de los equipos de gobierno no han ayudado a solucionar el problema. El concejal de Somos, Ignacio del Páramo, llegó a acordar la compra de la totalidad de la Fábrica por parte del Ayuntamiento. Pero el tripartito no siguió en el poder y la negociación se truncó. EDP pedía entonces 4,5 millones de euros.

Del Páramo, ayer, se mostró cauto sobre las intenciones de Ginkgo. El edil cree que es fundamental “preservar el patrimonio que representa el conjunto de la Fábrica de Gas”. Así, considera que “Canteli está haciendo dejación de funciones y desaprovechando una oportunidad, dado que debería de liderar la recuperación de las instalaciones para la ciudad con equipamientos culturales”.

Uno de los impulsores de la plataforma “Gas Ciudad”, que en 1999 comenzó a reivindicar el valor de la Fábrica, el arquitecto José Ramón Fernández-Molina, cree que la llegada de “un fondo como este” puede ser “una oportunidad”. Pero señala que “hay que poner límites y defender el patrimonio histórico de la ciudad”.

Compartir el artículo

stats