Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Vega ya tiene su primer proyecto: un centro biosanitario de alta tecnología

El Principado, la Fundación Incyde, la Universidad y la Finba preparan un proyecto que elevar a Bruselas para conseguir financiación de la UE

De izquierda a derecha, Javier Collado, Borja Sánchez, Carlos Paniceres e Iván Aitor Lucas. | LNE

El primer paso para convertir la Fábrica de Armas en “La Vega de la innovación” ya se ha dado. La Cámara de Comercio, la Fundación Incyde y la Consejería de Ciencia proyectan la que pretende ser la primera piedra del futuro del viejo recinto fabril: una incubadora de alta tecnología biosanitaria que involucre al Principado, la Universidad de Oviedo, la Finba (Fundación para la Investigación y la Innovación Biosanitaria) y a empresas tractoras asturianas. El centro de innovación buscará fondos europeos para convertirse en una realidad. En paralelo a las negociaciones para integrar los terrenos de Defensa en la ciudad, las administraciones dan los primeros pasos pensando “en el después”. La intención de la Cámara es convertir la nueva incubadora en el primer inquilino del recinto.

Carlos Paniceres, presidente de la Cámara, cree que se pueden acompasar los tiempos de la llegada de la nueva financiación FEDER y los de las negociaciones que mantiene el Ayuntamiento por los terrenos del Ministerio de Defensa. La incubadora de alta tecnología, un proyecto que ayer recibió “el apoyo firme del Principado” será un impulso para la transformación de los terrenos de la Fábrica. Ayer, Javier Collado, director general de la Fundación Incyde, mantuvo una reunión con el Consejero de Ciencia, Borja Sánchez, acompañado por Paniceres y el director general de Innovación, Iván Aitor Lucas. El encuentro sentó las bases de un grupo de trabajo para preparar un proyecto que elevar a Bruselas en los próximos meses.

La Consejería de Ciencia solicitará fondos para construir hasta tres incubadoras en toda la región, pero la de “la Vega de la innovación”, dice, es irrenunciable. Collado explica que cada una de las incubadoras de alta tecnología –la Fundación ha impulsado 16 en todo el país– está vinculada a una rama científica y empresarial. El director general de Incyde señala lo que lleva años apuntando la Cámara, que Oviedo cuenta con “la masa crítica” para desarrollar un centro vinculado al ámbito biosanitario y la inteligencia artificial. Si los nuevos fondos FEDER ofrecen dinero suficiente, el Principado quiere construir otras dos infraestructuras en la región, dos centros que, según apuntó ayer Sánchez, no tienen una ubicación todavía definida. El tramo de financiación que se está negociando ahora en Bruselas abarca hasta 2027, tiempo suficiente para resolver el nudo urbanístico de la fábrica. “Es posible, solo hace falta un último esfuerzo”, resume el presidente de la Cámara.

El Principado está interesado en potenciar el ecosistema biotecnológico alrededor del hospital. “A Asturias le interesa cerrar esa cadena de valor y transferir el conocimiento científico de excelencia. Queremos ayudar a lanzar ese ecosistema, en el que ya contamos con el HUCA, la Finba y los centros del CSIC, y queremos colaborar con la Cámara de Comercio de Oviedo para tratar de que sea una realidad”, explicó el Consejero tras la reunión.

Una vez se instrumente el acuerdo entre las tres administraciones para despejar el futuro de la fábrica de armas, el Principado, como ya adelantó LA NUEVA ESPAÑA, pretende rehabilitar “una de las naves principales” del recinto fabril. Un espacio que podría acoger la nueva incubadora impulsada por la fundación Incyde, el organismo de las Cámaras de España que gestiona parte de los fondos europeos.

De la reunión mantenida ayer en la Consejería de Ciencia salió el compromiso de “adelantarse” a la apertura de las líneas de financiación. Para ello se constituirá un grupo de trabajo para desarrollar el proyecto. En él, estarán representados el Principado, la Universidad de Oviedo, la Finba, el CEEI y la Cámara de Comercio.

La bioincubadora pretende ser la matriz de la innovación biosanitaria en Asturias. En la instalación se buscará una “transferencia de tecnología” entre empresas, la Universidad y las agencias científicas del Principado. En la Cámara ya piensan en socios empresariales para impulsar el proyecto, todavía no hay acuerdos firmados, pero fuentes de la entidad cameral apuntan al Instituto Fernández-Vega o al IMOMA del Centro Médico como algunos de los socios potenciales del primer proyecto para La Vega. Lo irrenunciable del proyecto significa también que, de fallar el acuerdo por la Fábrica de Armas, el espacio se ubicaría igualmente en el entorno del HUCA, la ubicación de la que hablan oficialmente desde la Consejería.

Viveros de empresas 4.0. y un sistema de ayuda las pymes, las otras iniciativas de la Cámara


La Cámara de Comercio y la Fundación Incyde (Instituto Cameral para la Creación y Desarrollo de la Empresa, es una iniciativa de las Cámaras de Comercio de España) plantean otros proyectos para Asturias que financiar con cargo al tramo 2021-2027 de los fondos FEDER. Además de la bioincubadora, la iniciativa más visible de las entidades camerales, se proyecta conseguir fondos para instalar en Asturias viveros de empresas 4.0. Son enfraestructuras que, explica Javier Collado, director general de la Fundación, deberán estar dotadas de la última tecnología para adaptarse “a los tiempos que corren”. Estos nuevos viveros sustituirán a los espacios de emprendimiento que ya hay repartidos por Asturias. La idea es dotar a los centros de elementos como impresoras 3D e instalaciones de comunicación. Los viveros, explica Collado, se diferencian de las incubadoras en que no son espacios de transferencia de tecnología entre organismos, sino que buscan fomentar el emprendimiento y ofrecer a las empresas de nueva creación una infraestructura indispensable para su desarrollo. El otro proyecto de los empresarios ovetenses y la Fundación Incyde es la “tutorización” de las pymes. Se trata de una iniciativa en la que van de la mano de la entidad financiera J. P. Morgan Chase y que se inició a raíz de la pandemia. La Cámara de Comercio pone su todo su conocimiento en la asesoría a las pequeñas empresas, poniendo especial atención en las de nueva creación. El objetivo es sencillo: “la idea es que las pymes no mueran”, sentencia Collado. La Cámara se presta a dar apoyo y asesoramiento para que los empresarios sorteen momentos difíciles.

Compartir el artículo

stats