“Mi tía bisabuela, María Bernaldo de Quirós, no asesino ni lanzó bombas durante la Guerra Civil, como se ha llegado a decir, más bien ayudó a pilotos republicanos a salvarse”. Así lo dijo ayer en el Club Prensa Asturiana de LA NUEVA ESPAÑA Jorge Bernaldo de Quirós Trillas, autor de “La dama del cielo”, la biografía de la primera mujer que obtuvo en España una licencia de aviadora, en el año 1928 María Bernaldo de Quirós.

La aristócrata, nacida en Madrid, vinculada familiarmente a Llanes, donde sus padres, marqueses de los Altares, tenían un palacio, quiso volar desde niña y no paró hasta lograr su objetivo. Cuando María Bernaldo de Quirós llegó a la cabina de su primera avioneta ya había pasado por dos matrimonios. Del primero, con su primo, el gijonés Ramón Bernaldo de Quirós y Argüelles, que murió joven a causa de una grave enfermedad en 1920, enviudó. El segundo, con José Manuel Sánchez-Arjona, alcalde de Ciudad Rodrigo, acabó en divorcio. “A ella no le valía separarse, quería el divorcio y lo consiguió en virtud de las leyes de la república”, explicó Jorge Bernaldo de Quirós, también piloto como su antepasada, a la que Iberia ha dedicado una aeronave con su nombre. “Tenía una personalidad fuerte y era muy tenaz. Cuando volvió de Salamanca a Madrid utilizó todos sus contactos para inscribirse en el aeródromo de Getafe, donde se formaban civiles y militares”, indicó el autor del libro. Allí la llamaban “Miss Golondrina” y también allí entabló una relación de amistad y afectiva con su instructor, el entonces comandante José Rodríguez Díaz de Lecea que llegó a ser ministro de Franco y jefe del Estado Mayor. “Empezó a hacer vuelos de bautismos del aire por toda España, varios en Asturias, como en Oviedo, Gijón o Tineo”, señaló Bernaldo de Quirós.

La aviadora incluso fue piloto suplente del Dragon Rapide. También fue la primera que aterrizó en el aeródromo de Lasarte, cuando ningún hombre lo había hecho aún.

El acto estuvo presentado por Manuel Ruiz de Bucesta, presidente del Instituto de Estudios Históricos Bances y Valdés y canciller del Cuerpo de la Nobleza de Asturias. Ruiz de Bucesta destacó el carácter emprendedor de una mujer, que aunque vio la luz en Madrid, “era una Quirós, y los Quirós, nazcan donde nazcan, son asturianos”, aseguró. El primer piloto varón español, Benito Loygorri, había realizado su primer vuelo en España siete años antes de que María pilotase su Havilland DH.60 Polilla. La prensa del momento reconoció su labor en la aviación y en 1928 recibió de manos de la reina doña Victoria el brazal y el título de dama-enfermera de la Cruz Roja.

“Adriana Lecouvreur”, esta tarde


“Adriana Lecouvreur: cuando la vida es un arte”, es el título de la conferencia que imparte esta tarde la musicóloga María Sanhuesa, que hablará del título que cierra la temporada de ópera de Oviedo. Todas las funciones serán a las 19.30 horas, salvo la del domingo 30 de enero, que será a las 19 horas. La Ópera de Oviedo cierra su 74.ª temporada con la obra más conocida de Francesco Cilèa, basada en la pieza teatral de Scribe y Legouve, que Arturo Colautti convirtió en libreto. Una de las estrellas será la soprano albanesa Ermonela Jaho.