Una gran columna de humo negro encendió todas las alarmas en San Claudio en torno a la una y media del mediodía de hoy. Vecinos de la localidad ovetense alertaron a los servicios de emergencias del Ayuntamiento de Oviedo que apenas unos minutos después se personaron en el lugar para atacar las llamas iniciadas en el interior de la gran nave del complejo en la que todavía hay restos de la producción de la factoría cerrada el año 2009.

Agentes de la Policía Local fueron los primeros en llegar para localizar el incendio. Su avanzadilla fue esencial para indicar a los bomberos el acceso más fácil hasta el fuego, que afectó a varios palets, cartones y otros desechos acumulados en el interior de la nave. El fuego provocó pequeñas explosiones, pero los efectivos lograron apagarlo después de varios minutos tirando de manguera sobre el foco, perfectamente localizado.

Se trata del enésimo incendio en una fábrica condenada al abandono desde hace más de una década y llega apenas unos días después de que colectivos ecologistas denunciaran la utilización de las instalaciones como vertedero ilegal donde pueden encontrarse grandes montones de neumáticos, cartuchos de impresoras y un sinfín de desechos.

Aunque se están investigando los hechos todo apunta a que se trata de un fuego provocado, pues no hay signo alguno de que pudiera deberse a algún fallo técnico ni causa natural.