Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La reforma del Palacio de los Deportes, en marcha con los primeros sondeos

El estudio del terreno busca garantizar una excavación segura que permita bajar la cancha metro y medio y llegar a los 5.000 espectadores

Vista general del Palacio de los Deportes.

Ya están las máquinas trabajando en el Palacio de los Deportes. Aunque las obras para rehabilitar el icónico edificio de Sánchez del Río, reconocido como una de las obras destacadas del movimiento moderno en España, no arrancarán hasta después del verano, la toma de muestras en el subsuelo para conocer la calidad del terreno y definir el plan de la reforma ha sido, esta semana, el pistoletazo de salida de la recuperación del edificio como gran equipamiento deportivo.

La firma VA Arquitectos, de Daniel Villanueva y Alfredo Antuña, ganadores del concurso para diseñar el proyecto, tiene cuatro meses de plazo y en estas primeras semanas de enero trabajan ya a toda velocidad para fijar la estrategia de reforma del pabellón. Lo más urgente era tomar las muestras en el terreno porque del estudio de esos materiales dependerá uno de los aspectos cruciales de la reforma: si se excava para enterrar la pista entre metro y medio y dos metros y se ganan, así, hiladas de gradas, o si hay que buscar otra solución.

Los precedentes en Ventanielles exigen cautela. Las obras del aparcamiento subterráneo de la Tenderina, en 1998, obligaron a desalojar a más de 360 familias y a demoler, a la postre, toda una manzana en la calle Río Orlé. “Esperamos encontrarnos lo de siempre en Ventanielles y que esta vez no haya sorpresas”, confían en el área de Infraestructuras. Lo cierto es que la excavación, de haberla, no tendrá la profundidad ni la envergadura de aquel aparcamiento subterráneo. La cancha actual está ya a más de un metro por debajo del nivel de la calle y lo que se plantea ahora es una bajada del nuevo parqué, más reducida, sin el anillo exterior de las pistas de atletismo, entre metro y medio y dos metros más.

La máquina de los sondeos, en el Palacio.

Enterrar un poco la cancha parece, de momento, la mejor solución para conseguir ganar más filas para las gradas, al margen de las que se obtendrán en otros extremos del recinto. Si no se logra bajar, la visibilidad estaría comprometida.

Por ahora se han hecho seis “penetros”, con los que se ha obtenido material y cuyo análisis permitirá determinar la tensión del terreno y qué calidad tiene. El sondeo se va a dejar durante unas ocho semanas para hacer un seguimiento del nivel freático y comprobar cómo evoluciona dependiendo del volumen de precipitaciones.

La hipótesis con la que el Ayuntamiento trabaja para la reforma del Palacio, y que el equipo de VA Arquitectos tiene ahora que plasmar en un proyecto, plantea que el terreno bajo la pista sea lo suficientemente sólido como para que aguante. En realidad, no se va a apoyar nada sobre la zona de la cancha, por lo que en ese aspecto tampoco debería haber problemas. Si los resultados del análisis del terreno, dentro de unos días, y de los sondeos, en dos meses, así lo confirman, se bajarían los metros necesarios para ganar esas gradas y se cubriría el terreno con una especie de losa, sobre la que se instalaría el parqué para la competición.

El Palacio de los Deportes tiene, en la actualidad, capacidad para 2.800 espectadores. El Ayuntamiento quiere que el pabellón rehabilitado pueda estar homologado para disputar partidos de la liga ACB, la máxima categoría del baloncesto en España. Los requisitos para esta competición es de 5.000 espectadores. En la actualidad, el Oviedo Baloncesto, opta al ascenso desde la liga LEB Oro, disputando sus partidos en el Polideportivo de Pumarín, con capacidad para 1.250 espectadores.

Con la reforma del Palacio, la pista de atletismo y las competiciones de esta disciplina que ahora se desarrollan allí se desplazarían a la futura pista cubierta que está prevista en los terrenos del fallido spa del Naranco, cuyo proyecto, redactado por técnicos municipales, está a punto de sacarse a licitación.

Alfredo Antuña es uno de los dos socios principales de VA arquitectos, estudio que comparte con Daniel Villanueva. Tras hacerse con el concurso para diseñar el proyecto de rehabilitación del Palacio de los Deportes, con una oferta de 4 meses de ejecución, el equipo firmó el pasado 29 de diciembre. Desde entonces, ya han topografiado el edificio de Sánchez del Río perimetralmente y sacado las cotas con el topógrafo. También están empezando a recabar información sobre algunas empresas, acabados y materiales para tantear posibles soluciones para la cubierta, aunque los sondeos han centrado, estos últimos días su trabajo. “Resulta muy atractivo trabajar en algo tan emblemático”, resume Antuña “Por una parte está lo que el Palacio significa históricamente para la ciudad, por quién está hecho, lo que significa ingeniería y la necesidad que tiene de una intervención”.

Antuña: “Trabajar en algo tan emblemático es muy atractivo”

Compartir el artículo

stats