Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Se busca al ganador de 100.000 euros en Oviedo

“Ojalá le haya tocado a algún cliente fiel”, dicen los titulares del estanco de Vallobín tras vender un primer premio de la Lotería

Valentina Rodríguez, a la izquierda, y Mónica Álvarez sosteniendo el cartel con el número ganador del primer premio de la Lotería Nacional. | L. B.

Manuel Argüelles estaba dando un paseo por el oriente asturiano cuando le llegaron los ecos de la gran noticia. Su familia regenta desde hace más de una década el estanco de Vallobín. Y allí habían vendido, al menos, un décimo del primer premio del sorteo especial de la Lotería Nacional. “Estamos encantados, pues nunca habíamos dado un premio de este tipo de sorteos”, apunta el estanquero, quien, a la espera de datos oficiales, supone que se trata de un único décimo de terminal con el número 17.875, agraciado con 100.000 euros.

En el establecimiento, su madre, Valentina Rodríguez, ya jubilada tras trabajar durante tres décadas en el negocio, como empleada y propietaria, y la trabajadora Mónica Álvarez lo celebraban a su manera. “Ojalá le haya tocado a algún cliente fiel”, coincidían mientras posaban con el cartel de un premio que se suma a otros de sorteos de la Primitiva.

El propio Argüelles admite haber realizado unos primeros sondeos entre sus incondicionales sin éxito. “Ya pregunté al pescadero y algún otro que suelen jugar todas las semanas, pero me dicen que nada”, comenta Argüelles sin descartar que el ganador del premio vaya a optar por la discreción sin hacer pública su suerte.

Algunos mostraron su sorpresa al ver cómo ambas mujeres posaban con el cartel del premio. “Me alegro mucho por vosotras, una pena que no haya sido yo”, indicó con humor un cliente a su entrada al estanco para echar su participación en un futuro sorteo de la Primitiva.

El estanco, ubicado en el número 32 de la calle Antonio Maura de Vallobín, acumula tres décadas de actividad en el barrio y es uno de los negocios con más solera de la zona. “Llevo una vida aquí y este premio me supone una gran alegría”, explica Valentina Rodríguez, lamentando la ausencia de su hijo en un día tan importante en el que no contaban ni por lo más remoto con hacer feliz a uno de sus clientes con nada menos que 100.000 euros.

Compartir el artículo

stats