Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Robert King: “La música de Couperin narra la devastación como ninguna otra”

El director de “The King’s Consort”, que actúa mañana en el Auditorio, ve paralelismos entre las obras del concierto y la invasión a Ucrania

“The King’s Consort”, con Robert King en primer término. | TKCworld

Robert King, organista y director de “The King’s Consort”, mira de reojo las noticias que llegan de Ucrania mientras trabaja sobre “Trois leçons de ténèbres”, del compositor, organista y clavecinista del Barroco francés François Couperin. “Las ‘Tres lecciones’ de Couperin contienen algunos de los textos más desoladores del Antiguo Testamento, cuando la ciudad de Jerusalén estuvo sitiada durante treinta meses. Un tema horrible, especialmente si tenemos en cuenta las circunstancias actuales de la guerra en Ucrania”, reflexiona King. La pieza forma parte del programa que “The King’s Consort” ofrece mañana en la sala de cámara del Auditorio (20.00 horas), dentro del programa del ciclo Primavera Barroca.

“Es un programa muy específico de música barroca francesa”, avanza King, quien asegura que la selección de obras se había hecho “desde mucho tiempo antes” de que comenzase el conflicto. “Los versos narran toda la devastación, es una música como ninguna otra, verdaderamente única, no solo porque la calidad musical es extraordinaria, sino porque la relación texto-música es fascinante. Tiene una intensidad y un poder increíbles”. En la opinión de Robert King, las “Trois leçons de ténèbres” tienen un grado de expresividad único. “Couperin aquí no deja demasiado espacio para la esperanza, tan solo en el último momento aparece algo de luz”.

“The King’s Consort” también ofrecerá otras obras de Couperin, de Sainte-Colombe y Marais en este programa. “Hemos querido guiar a la audiencia a través de las obras elegidas para nuestro concierto. Por eso son tan específicas y están tan relacionadas unas con otras. Hay una progresión, no me gusta hablar de viaje en términos musicales, en este programa”, explica King. Para el director británico, “esta música fue escrita para interpretarse en una pequeña capilla, como música de cámara, e interpretarla hoy día en este tipo de ambientes recogidos, preserva todo su carácter de privacidad”.

En lo que a la interpretación de estas obras barrocas se refiere, King apunta que si bien hay numerosas obras en las que recurren a las partituras originales porque favorecen la improvisación, en otros casos, como en este programa “me inclino por llevar a cabo mis propias transcripciones, por seguridad, porque me hacen comprender más esta música y sumergirme en ella. Por supuesto que existen muchas ediciones de música barroca, pero no siempre me convencen y es necesario volver a los manuscritos, y contrastar las distintas versiones, antes de tomar decisiones sobre cómo deberíamos interpretar tal o cual cosa. En el fondo somos arqueólogos musicales”, afirma King. “Tenemos que concebirlo como un lenguaje codificado, como si fuese una traducción, pero en términos musicales”, añade sobre su trabajo con manuscritos King, que asegura que “me encanta tomármelo como un reto, especialmente cuando tengo que reconstruir algunos fragmentos que faltan en los manuscritos. Me gusta escuchar a mi instinto”.

Compartir el artículo

stats