Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Thomas Dunford Músico barroco, actúa el viernes en Oviedo

“La música barroca es el pop del siglo XVII, está cargada de poesía y sentimiento”

“Durante años la clásica dio la apariencia de seria; ahora cada vez más jóvenes se acercan a este estilo, incluso los que escuchan rock”

Thomas Dunford.

Thomas Dunford (París, 1988) toca el laúd desde que tenía 9 años y es un apasionado de la música barroca. Es, además, uno de los principales artistas que actuarán en el ciclo de Primavera Barroca que coproducen el Centro Nacional de Difusión Musical (CNDM) y la Fundación Municipal de Cultura. Su concierto –en el que ejercerá de director, y en el que compartirá escenario con la mezzosoprano Lea Desandre– tendrá lugar este viernes en el auditorio Príncipe Felipe a partir de las 20.00 horas.

–¿Cómo será su concierto en Oviedo?

–Es un programa que mezcla algunas de las más bellas piezas del Barroco. Habrá un mix de canciones instrumentales y otras vocales, estas últimas son como muy apasionadas. De hecho, la primera parte va a ser como una especie de miniópera. El programa es una mezcla de canciones sobre amor, desesperanza, pero también hay otras partes muy divertidas.

–¿Cómo está la salud de la música barroca?

–Es una música que es muy moderna, y es una de la más artísticas que nunca se han hecho. Lleva mucho tiempo conseguir las habilidades para tocarla, porque es un tipo de música muy compleja. Es sorprendente la cantidad de armonías que tiene, es muy poética. Las piezas están cargadas de sentimiento. Las armonías están muy relacionadas con la naturaleza. Nosotros (los músicos) tenemos que ensayar mucho para transmitir estas piezas de pura poesía a nuestra audiencia.

–¿Están consiguiendo captar a las nuevas generaciones a este tipo de música?

–Cada vez más jóvenes se acercan a la música clásica. Durante años este género ha tenido la apariencia de ser muy serio, todo el mundo iba vestido de negro, con los músicos muy separados de su audiencia. Lo que está pasando ahora es que los grupos barrocos están muy cerca de su audiencia y estamos notando cómo está creciendo el interés de los jóvenes en este tipo de música. Incluso entre gente a la que les gusta el rock and roll. La música barroca es el pop del siglo XVII, no suena como el pop actual, pero si se trabaja bien también puede ser muy efectivo.

–¿Cómo es lo de volver a tocar en directo después de tanto tiempo parados por culpa de la pandemia?

–Asombroso, genial. La respuesta del público está siendo muy buena.

–¿Cómo le da por tocar un instrumento como el laúd?

–Mis padres eran músicos y tocaban la viola de gamba, cuando era pequeño me propusieron practicar con el laúd y me gustó muchísimo. Y comencé a hacerme profesional.

–¿Qué referencias tiene un músico barroco?

–Crecí fascinado por John Dowland, del que tocaremos varias piezas en Oviedo, y que para mí es como el Bach de aquella época. Tengo un montón de discografía de él y crecí escuchándola, era algo que me tenía fascinado. También muchos de mis profesores son referentes para mí.

Compartir el artículo

stats