Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Anabel Alonso: “Los 50 son mi década más gloriosa, de plenitud emocional y profesional”

La actriz, que recibió el premio anual de los encuentros Cincuenter, anima a las mujeres a “luchar por sus sueños hasta el último día”

Anabel Alonso, en el Filarmónica, con su “Cincuenter”. | Jaime Casanova

La actriz Anabel Alonso protagonizó la última jornada de los encuentros Cincuenter, que desde el año pasado se celebran en Oviedo para dar visibilidad a los mujeres que ya han llegado a la década de los 50. Anabel Alonso, una de las intérpretes más populares de la escena y las pantallas nacionales, fue distinguida con el premio “Cincuenter”, que recogió muy emocionada y rodeada por las mujeres de la Banda de Gaitas “Ciudad de Oviedo”, que la acompañaron con su música. La intérprete aprovechó la ocasión para hacer una alegato en favor de sus compañeras de generación. “Somos fuertes y poderosas, fuertes porque nadie nos ha regalado nada y poderosas porque somos dueñas de nosotras y de nuestra vida”, declaró. A título individual, Anabel Alonso está más que satisfecha. “Los 50 son mi década más gloriosa, de plenitud en lo emocional y en lo profesional. En esta década he sido madre, algo con lo que no contaba –también me he puesto ortodoncia–, y estoy redescubriendo el mundo”, se sinceró.

Anabel Alonso (Baracaldo, Vizcaya; 1964) recibió el premio de manos de la promotora de los encuentros Cincuenter, Yolanda Lobo, y en su espontáneo discurso de agradecimiento hiló reflexiones y consejos dirigidos a las participantes en el evento. “Tenemos una vida a nuestras espaldas, nos hemos equivocado y tenemos tiempo de subsanar y reparar esos errores, y de cometer muchos más”, dijo, y un poco después añadió, animosa: “Los sueños se cumplen y hay que luchar por ellos hasta el último día”.

En lo profesional, Anabel Alonso tiene buenas expectativas en su actual etapa vital. “Tengo ganas de nuevos proyectos, me sigue ilusionando mi trabajo”, aseguró. La actriz comentó que “hay grandes papeles de mujeres maduras y cada vez más”.

También apeló a la complicidad entre mujeres. “No tenemos esta cosa corporativa que tienen los hombres”, dijo, y contó que, a lo largo de su carrera, sus mejores experiencias han sido las de los rodajes que ha compartido con otras mujeres. “ Yo es cuando mejor he trabajado, nos ayudábamos las unas a las otras; hay más competencia en los repartos masculinos. Esa visión que se da de que entre nosotras nos damos de codazos es equivocada e interesada, lo hacían para que no sacáramos la cabeza”, refirió.

Anabel Alonso se tomó el premio Cincuenter como “una motivación más” y prometió ser “un altavoz” para visibilizar los méritos y las dificultades de sus compañeras de generación.

En su segunda edición, los encuentros Cincuenter se celebraron entre el teatro Filarmónica y algunos otros espacios de la ciudad, como el Archivo Histórico de Asturias –donde se instaló la exposición “Miradas”, con fotos de Paula Bronstein– o la sala Burlesque, donde tuvo lugar el concierto de Julia León el pasado jueves.

En la jornada de clausura, ayer por la mañana, Virginia Imaz presentó las “clownclusiones” del encuentro, en tono humorístico, y la periodista Eva Orúe, que a finales del año pasado se convirtió en la primera directora de la Feria del Libro de Madrid, repasó lo que dieron de sí los cinco días que duraron los encuentros, por los que en esta edición han pasado comunicadoras como Pepa Fernández, que el pasado viernes emitió “De pe a pa”, su matinal en Radio Nacional, desde el Filarmónica; la actriz Belinda Washington; la cantante Sole Giménez, y la escritora Tania Martínez, autora del libro “Cincuenta a mis espaldas y a mí me importa un bledo”, y las ingenieras Ruth Raventós y Sara Lozano, entre otras muchas mujeres.

Compartir el artículo

stats