Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una carrera por la educación en Cuba

Los alumnos del colegio Teresianas recaudan dinero a través de una original competición deportiva con fines solidarios

Los alumnos hacen diversos ejercicios deportivos en la pista de fútbol sala. | LNE

Mover las piernas, sudar un poco y que el esfuerzo tenga una recompensa. Un premio con un trasfondo solidario. Los niños y niñas del colegio Teresianas de Oviedo pertenecientes a los cursos de Infantil y Primaria mostraron sus habilidades atléticas para aportar su grano de arena a mejorar la educación a más de 7.000 kilómetros de distancia, Océano Atlántico entre medias. El objetivo era solidario: ayudar a los centros educativos teresianos en Cuba.

Todo parte de la iniciativa llevada a cabo por FundEO, la Fundación Enrique de Ossó, que desarrolló el pasado fin de semana y el lunes posterior en todos sus colegios repartidos por la geografía nacional. Se trataba, como meta principal, de recaudar dinero para los diferentes proyectos que FundEO tiene fuera de España. Cada centro tiene el suyo, y en el caso del colegio ovetense el destino estaba en La Habana y Camagüey, para proporcionar a los colegios cubanos material escolar para sus alumnos, 110 niños y adolescentes, y formación para sus maestros, 120 en total.

Para participar en la iniciativa, el deporte actuó como puente entre los más pequeños y la ayuda solidaria. Lo hizo a través de dos modalidades: virtual y de forma presencial.

El pistoletazo de salida se dio en el centro ovetense, en su pista de fútbol sala, donde el pasado viernes, al término del horario lectivo, los alumnos compitieron a través de diversas pruebas deportivas. Hubo carreras, de obstáculos y por parejas, pero también lanzamiento de aros, pelotas saltarinas o saltos de longitud, en los que los pequeños se emplearon a fondo. Hubo un alto grado de participación entre los alumnos de infantil y primaria. Unos 130 atletas en total.

Un momento de la marcha por el parque Purificación Tomás. | LNE

La jornada presencial culminó con una marcha de unos 5 kilómetros que los participantes, tanto niños como padres, hicieron desde el colegio al parque Purificación Tomás y regreso al centro escolar.

A partir de ahí, se abría el turno de la carrera virtual. Para contribuir en esta modalidad había que formalizar la inscripción y descargarse la aplicación para apuntar el recorrido realizado, libre para cada corredor, que debía elegir la distancia (de 1 kilómetro, 5 o 10) y posteriormente subir el recorrido y tiempo invertido en la carrera. El plazo para completar la actividad se extendió hasta el 1 de mayo.

Para poder contribuir económicamente con los diversos proyectos de FundEO, la carrera contaba con varias opciones. Por una parte, la inscripción en las actividades que era de 5 euros en el caso de niños y niñas menores de 8 años y de 10 euros para el resto de los participantes. Además, la organización habilitó una alternativa, el “dorsal 0” para quien quisiera hacer una donación al margen de la participación en la carrera. Los que eligieron esta opción podían elegir el dinero a donar en el momento de formalizar la inscripción.

Compartir el artículo

stats