Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La promotora de la calle Murillo se compromete a limpiar el solar junto a Santullano (Oviedo)

Los vecinos denuncian que la parcela que está sin construir junto a la iglesia prerrománica “es un desastre y un nido de culebras y ratas”

7

EN IMÁGENES: Vista general de la parcela junto a Santullano Luisma Murias

Los casi 3.000 metros cuadrados del solar sin construir en la calle Murillo y su extensión hasta el muro que marcha pegado a la iglesia de San Julián de los Prados siguen con aspecto de vertedero, aunque sin tanta maleza. Después de que unas máquinas desbrozaran y movieran tierra en la parcela hace casi un mes, los vecinos temen que los trabajos para recuperar la zona hayan vuelto a quedar paralizados, “como sucedió hace un año”, denuncian. Los planes de la promotora, sin embargo, son otros.

Un portavoz de Edimarca S.A., la entidad que promueve los edificios Plaza de Santullano Fase I, Fase II y Fase III, aseguró ayer que los trabajos continuarán ahora, con el buen tiempo, que se habían paralizado a causa de la lluvia y que finalizarán la puesta a punto de la parcela.

El solar, al menos el que está más separado de los edificios ya construidos y que según el planeamiento tendría que acabar incorporándose al parque de Santullano, no se integrará todavía en esa zona verde. Las mismas fuentes explicaron que, de momento, sigue siendo una “parcela privada” y que no está previsto su cesión al Ayuntamiento por ahora.

Tampoco quisieron aclarar si la promotora se plantea seguir ahora con su proyecto inmobiliario y construir los edificios pendientes en esta unidad de gestión, en la zona más alejada de la iglesia prerrománica.

De momento, el solar, separado por un muro en la calle Murillo y por una malla metálica en la zona del parque, ofrece un aspecto desolador, aunque las vegetación ha desaparecido. La pala que estuvo trabajando hace un mes removió la tierra, acumuló parte de la basura que antes estaba esparcida, en su mayoría restos de construcción, pero no retiró la suciedad.

Ahora, según el portavoz de la inmobiliaria, se volverá a trabajar en el terreno y se dejará limpio, aunque todavía no convertido en un trozo del Parque de Santullano.

Los vecinos de la calle Murillo que viven junto a esta zona degradada aseguran que están hartos y dudan de que finalmente se acaben los trabajos.

“La parcela está hecha un desastre”, explica María Jesús Díaz, una vecina de la calle. Explica, junto a otro vecino de la zona, que por las noches, cuando se asoma a la ventana o baja a dejar la basura, pueden ver ratas y ratones entrando y saliendo del solar. “Es un nido de culebras y ratas”, resume.

Otros vecinos explican que el problema viene de largo y que otras veces que el Ayuntamiento amenazó con ejecutar de forma subsidiaria la limpieza del terreno, la promotora también removió un poco la tierra pero no acabó de arreglar el solar.

La adecuación de esta parcela, dentro de la Unidad de Gestión de la calle Murillo, se anunció ya en 2008 con la idea de que el Parque de Santullano ganara 2.500 metros cuadrados. La crisis inmobiliaria paralizó la construcción de los edificios de viviendas y, a la postre, de la recuperación de las zonas verdes. Convertido en un basurero, el Ayuntamiento lleva años intentando que la promotora propietaria de los terrenos acabe de recuperar el solar sin edificar y entregue a la administración local la parte que le corresponde.

Compartir el artículo

stats