Una admitió que se le pegaron las sábanas, otro reconoció un cuarto de hora de retraso y los demás apuntaron a malentendidos y errores en la conformación de las mesas como la culpa de que esta mañana se tuvieran que sentar en el banquillo de los acusados por un supuesto delito electoral. Los seis acusados de no presentarse a sus respectivas mesas electorales de Oviedo para las elecciones generales de abril de 2019 coincidieron al declarar que llegaron a acudir al colegio electoral y su intención era cumplir con la tarea encomendada de la junta electoral.

En una vista oral de apenas 20 minutos, los procesados explicaron en cuestión de segundos su versión de los hechos, respondiendo a las preguntas del fiscal, el cual al final de la vista decidió mantener su petición de 2.880 euros de multa para cada uno de los imputados.

Entre los relatos más llamativos destacó el de una acusada que aseguró haber llegado unos minutos tarde y, según explicó, le ordenador formar parte como vocal de una mesa distinta a la que inicialmente le tocaba. "Cobré la dieta y me pasé el día entero allí, puedo demostrarlo", explicó.

"No escuché el despertador y cuando llegué a las nueve y cuarto la mesa ya estaba constituida", reconoció la primera de las acusadas en declarar.