Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Acusan a cuatro radicales del Sporting de agredir a oviedistas la noche previa al derbi en el Campo San Francisco

Diez ultras atacaron con bates a aficionados azules | El club gijonés desconoce si los implicados son abonados

Un coche de la Policía Nacional. POLICÍA NACIONAL

La Policía Nacional desveló en la mañana de ayer la detención de dos personas con numerosos antecedentes penales, acusados de participar en episodios violentos que tuvieron como objetivo varios aficionados del Real Oviedo en la noche previa al último derbi asturiano, celebrado en Gijón el pasado 16 de abril. Los agentes confirmaron que tanto los arrestados como otros dos investigados integraron un grupo de diez jóvenes “vinculados al sector radical del Sporting” que se desplazaron desde la ciudad costera para atacar a unos seguidores azules en al menos dos puntos de la capital. El club gijonés asegura desconocer si los implicados tienen vínculos con la entidad, aunque avisa de que, en caso de confirmase que sean abonados, se tomarán “medidas inmediatas”.

Según indicaron fuentes policiales, el primero de los episodios tuvo lugar en el Campo San Francisco, donde la decena de jóvenes “embozados y armados con bates de béisbol y defensas extensibles”, agredieron, según la versión policial, a otro grupo que transitaba por allí, resultando uno de los atacados lesionado. Los agredidos, todos seguidores del Real Oviedo, consiguieron frenar la acometimiento, provocando la huida de los atacantes y reteniendo a uno de ellos hasta la llegada de una patrulla policial.

Minutos más tarde tuvo lugar un segundo, en este caso sin consecuencias, en la calle Campomanes. Cinco personas con pasamontañas se bajaron de un vehículo y amenazaron con barras de hierro y bates a un paseante al que le preguntaron si era seguidor del Real Oviedo. Al contestar este negativamente, el grupo prosiguió su marcha.

La intervención policial permitió identificar en un primer momento a tres personas relacionadas con los hechos, a la vez que se apuntó la posibilidad de que el motivo de la agresión tuviera que ver “con la animadversión de aficiones rivales”. Más tarde, la investigación confirmó que varios jóvenes, “vinculados con un sector radical de animación” del equipo gijonés, se desplazaron en vehículos particulares a Oviedo la noche previa al duelo de equipos asturianos, para “localizar y agredir a aficionados oviedistas”. Además, se identificó a cuatro personas vinculadas a “una peña radical sportinguista”, que participaron “activamente” en los hechos.

Las dos detenciones se produjeron el pasado 29 de abril y los arrestados quedaron en libertad con cargos por unos hechos que también se les imputan a los otros dos identificados. Un tercer implicado declaró como investigado no detenido y a ellos se sumó un cuarto que prestó declaración por los mismos hechos. A los detenidos les constan “numerosos antecedentes” e incluso uno de ellos tiene la prohibición de acceder a los estadios de fútbol. El juzgado de instrucción número 4 de Oviedo se hizo cargo del caso.

Medidas

Ante esta información, el Real Sporting hizo público un comunicado de tres puntos en los que se desmarca de lo sucedido y anuncia medidas si los implicados son abonados. El club dice que no ha recibido “ningún tipo de comunicación” de los órganos competentes sobre las agresiones, sostiene que mantiene “el máximo rigor en el cumplimiento con la normativa” y “una colaboración constante” con la Policía y asegura que si algún abonado hubiera incumplido la Ley contra la violencia, el racismo, la xenofobia y la intolerancia en el deporte, “procedería a aplicar de inmediato las medidas oportunas contra aquel o aquellos implicados en posibles actos violentos”.

Compartir el artículo

stats