Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Detenidos dos huidos de la justicia tras una persecución entre Colloto y Soto de Ribera

Los prófugos escaparon a gran velocidad tras toparse con la Policía Local de Oviedo, pero chocaron contra una valla de la central térmica

Dos hombres que emprendieron una huida a gran velocidad con su coche tras toparse en la autovía, a la altura de Colloto, con una patrulla de la Policía Local de Oviedo fueron detenidos por la Guardia Civil después de que sus planes de escapatoria se truncasen al chocar contra una valla de la central térmica de Soto de Ribera. Los agentes de la Benemérita comprobaron tras la detención que los arrestados contaban con varios requerimientos de los juzgados de Oviedo y Siero por diferentes actos delictivos.

La persecución de la Policía Local se prolongó durante varios kilómetros, sorprendiendo a muchos conductores, que veían cómo tanto el vehículo policial como el de los prófugos circulaban a gran velocidad por la autopista en sentido a León. Para tratar de despistar a la patrulla, los delincuentes tomaron el desvío hacia Soto de Ribera y, al hacer una maniobra arriesgada, se estamparon contra una de las vallas, facilitando así su arresto.

La Guardia Civil había recibido un aviso pasadas las tres y media de la tarde de que había un vehículo empotrado junto a la térmica después de haber huido de la Policía Local. Patrullas de la segunda compañía se desplazaron inmediatamente hasta el lugar y procedieron a la detención de ambos varones. Una vez comprobados los antecedentes de los arrestados, el puesto de la Guardia Civil de Soto de Ribera se encargó de instruir las diligencias.

Fuentes del departamento de Seguridad Ciudadana de Oviedo destacaron la rápida reacción de los agentes de la Policía Local, que decidieron seguir a los individuos tras mostrar los mismos un comportamiento extraño. Del mismo modo, destacan que la buena coordinación con la Guardia Civil permitió darles caza en el vecino concejo de Ribera de Arriba y poner a los sospechosos a disposición de la justicia, que hasta ahora habían intentado sortear para no tener que pagar por sus ilícitos.

Si bien en un primer momento se apuntó que el vehículo de los fugados había penetrado hasta el interior del complejo de la central térmica de Ribera de Arriba, fuentes de la Guardia Civil señalaron a última hora de ayer que el vehículo no llegó a traspasar los límites de la central, a pesar de que circulaba a gran velocidad en el momento del siniestro.

Compartir el artículo

stats