Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cuando la amistad se convierte en literatura

El jurista Juan Manuel del Valle presenta en Oviedo una novela ambientada en Mayo del 68 que escribió animado por el juez Chaves

Por la izquierda, José Ramón Pardo, José Ramón Chaves, Juan Manuel del Valle y Ana Caro, ayer, antes de la presentación. | Jaime Casanova

Todo surgió en torno a un cocido y un vino, en el restaurante Ciriaco de Madrid. El juez del TSJA José Ramón Chaves y el jurista Juan Manuel del Valle venían de una reunión del Consejo de Estado cuando el primero le hizo una propuesta. “Con tu talento y tu enorme conocimiento deberías publicar un libro, si quieres lo hacemos a dos manos”. El que durante la Transición fuera miembro del grupo “Vino Tinto”, conocido por componer la famosa canción “Habla, pueblo” recogió el guante durante el confinamiento, aunque su amigo se la jugó. “Cuando hizo el primer capítulo le dije: ahora que sabes andar sigue caminando”, indicó Chaves confesando el engaño del que surgió la novela “Acaso haya esquinas sin embustes”, que Del Valle presentó este sábado con un gran ambiente de camaradería en una cafetería de la calle Jovellanos.

Público asistente al acto. | Jaime Casanova

Público asistente al acto. | Jaime Casanova

El exdirector de la Asesoría Jurídica de la Universidad Politécnica de Madrid contó con Ana Caro, exgerente de la Universidad de Oviedo, como maestra de ceremonias del acto de presentación de una novela en la que describe con una mezcla de realidad y ficción el ambiente universitario madrileño del Mayo del 68. “Además de un gran divulgador del derecho universitario, es un gran humanista que escribe y también canta”, explicó en el acto la burgalesa, que conoció al autor cuando este formó parte de su tribunal evaluador durante su etapa como universitaria.

Tras la introducción, Chaves protagonizó una hilarante intervención en la que se metió rápidamente a la veintena de asistentes en el bolsillo. “Créanme que el contenido de la novela es mucho mejor que el título, que no hay por dónde cogerlo”, espetó entre carcajadas para, seguidamente, repasar las influencias de las que, a su juicio, bebió el autor para contar la historia de un joven valenciano que se traslada a Madrid para estudiar en los años 60. “Veo la sátira universitaria de David Loch, el ingenio y humor de Quevedo, el lenguaje rico de Góngora y el realismo simpático de Eduardo Mendoza”, subrayó.

Tampoco quiso perderse la presentación el periodista musical, que fuera director de M80 y Radiolé, José Ramón Pardo, que destacó las múltiples referencias musicales de la obra. “Hay mucha música, mucho conocimiento y mucho de Juan Manuel en la obra, aunque diga que no son sus vivencias”, comentó el invitado al lanzamiento en Asturias de un libro que, tras su éxito en Madrid, ya va por la segunda edición.

El protagonista se mostró “muy agradecido” por la acogida recibida en Oviedo y adelantó su intención de escribir un nuevo libro centrado en la época posterior al fallecimiento de Francisco Franco. “Tengo la asignatura pendiente de escribir sobre la Transición, yo nunca voté a Adolfo Suárez, pero le reconozco un mérito inmenso en la única época de nuestra historia en la que todos supimos ceder cosas para conseguir otras que deseábamos”, adelantó ante un público tan selecto como encantado por poder recordar “el mayo del 68 en un sábado de mayo de 2022”.

Compartir el artículo

stats