Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alfredo Canteli Alcalde de Oviedo, hace tres años ganó las elecciones

“Aspiro a sacar mayoría absoluta y que no me haga falta Vox ni nadie; si no, sería un desencanto”

“En Asturias solo se habla de localismo cuando Oviedo defiende sus derechos, como sucede con la Escuela de Minas”

Alfredo Canteli: "En Asturias solo se habla de localismo cuando Oviedo defiende sus derechos"

Alfredo Canteli: "En Asturias solo se habla de localismo cuando Oviedo defiende sus derechos" VÍDEO: Amor Domínguez/ FOTO: Luisma Murias

Para ver este vídeo suscríbete a La Nueva España o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Alfredo Canteli: "En Asturias solo se habla de localismo cuando Oviedo defiende sus derechos" Chus Neira

Alfredo Canteli (Prado, Teverga, 1946) recibe en su despacho de la alcaldía de Oviedo a pocos días de que se cumplan tres años de su victoria en la noche del 26M de 2019, meterse en la recta final de su primer mandato y empezar a precalentar para las municipales de mayo.

–Unas elecciones a las que, a este paso, va a llegar sin ninguna obra para inaugurar.

–Hay tres proyectos importantes, el Palacio de los Deportes, la pista de atletismo del Naranco y la plaza de toros. El proyecto del Palacio está en la recta final, las obras tienen que estar empezadas en la recta final del año. El proyecto de la pista de atletismo está casi terminado, para sacar a licitación. Y en la plaza de toros los pliegos para adjudicar el proyecto están bastante maduros.

–¿Bulevar de Santullano?

–Está todo funcionando. La plaza de la Cruz Roja, para empezar las obras; la gran rotonda de Ventanielles aprobamos ahora la contratación para que el arquitecto la diseñe; y el famoso puente que junta el Rancho de arriba con el de abajo está casi finalizado, se licitará sin tardar mucho. La actuación en el edificio de la plaza de Ventanielles también está casi cerrada. Será una parte de servicios sociales, educación, biblioteca.. Hubo que rectificar algo pero en mes y pico estará el proyecto.

–Los vecinos temían que el edificio les fueran a sepultar.

–La construcción en altura no va frente a las viviendas, va en el lateral, crece por el otro lado.

–Pero nada que inaugurar antes de la campaña.

–Lo digo de corazón, no inauguro pensando en la campaña, yo pienso en Oviedo. Me hubiera gustado que todos estos proyectos ya estuvieran terminados o en fase de terminación, soy ejecutivo y conocéis mi forma de actuar. A mí todas las parafernalias que adornan la administración y retrasan y no permiten la agilidad, más la carencia de personal, es lo que peor llevo. Lo único que quiero es que las cosas se hagan bien y al mejor precio. En la campaña, de todos modos, todas las grandes obras estarán en marcha.

–Hasta se le retrasó la explanada de la Florida.

–Ahí fueron unas obras mínimas, apareció un blandón en el terreno, pero ya está funcionando a buen ritmo.

–Si estuviera en el Centro Asturiano ese prao ya estaría asfaltado. ¿O no?

–El Centro es una etapa pasada. El recinto de la Florida son 9.000 y pico metros, no es una obra que se haga de un día para otro. Paso mucho por allí y lo sé. Los muretes para el cierre son muchos metros, y va encofrado y lleva tiempo. Pero tendremos el recinto que Oviedo necesita, que no lo quiero llamar ferial porque tiene un poco de todo.

Tardaremos todavía más de dos años en llevar empresas a La Vega, lo demás es vender humo

decoration

–Si pasa mucho por allí habrá visto las pancartas.

–Las pancartas no hablan, pero los vecinos sí, y bajan a felicitarme, porque de un sitio lleno de artos, porquería y hasta culebras, que no sé si las hay pero un vecino me decía que sí, se van a beneficiar ahora todos los ovetenses. Los de la Florida están contentos, allí no va a haber música ni botellones.

–Donde sí hay follón es en el Antiguo. Supongo que ha visto los vídeos del pasado fin de semana.

–No me gustan. Tiene que haber responsabilidad por todas las partes, también por los hosteleros. Si hay exceso de aforo, un poco de exceso de alcohol o de otras cosas a las tantas de la mañana… Tenemos que colaborar para que eso no ocurra nunca. Las propias cámaras te ayudan. Yo lo que le pido a los hosteleros es que no ocurra más, porque luego se vuelve contra ellos.

–Hablábamos antes de grandes obras, hay otras menores o tan solo ideas que parecen haber quedado olvidadas, como el centro de empresas de Santo Domingo. 

–Parado a la espera de que lo demás se agilice. Si metemos todo a la vez hace que lo demás se ralentice.

–El comedor de Ventanielles.

–Hay que sacarlo nuevamente a licitación, como el centro social de Tudela y el Centro de Salud de la Manjoya. Tenemos parada la obra de Río Orlé. Todo eso lo tenemos que arrancar. El paso de Otero a Villafría ya está en contratación. También estamos con el local que compramos a la Once en Campomanes para servicios sociales y con el proyecto del centro social de Buenavista. Hay muchas cosas rodando que en cuatro o seis meses estarán.

–Dice que le desespera la tardanza pero ¿qué hay que hacer para agilizar la administración?

–Hay que cambiar. Se trata de apelar a la responsabilidad de las personas, y el que no sea responsable, que se atenga a las consecuencias. Pero es que tantos controles solo hacen tardanza, incrementar costes y evitar el disfrute de los vecinos. Si tenemos claro lo que queremos hacer y tenemos el dinero, es muy triste que no lo podamos hacer.

–En su mano está reestructurar equipos. ¿No ha sentido la necesidad de mover piezas en este mandato?

–Siempre sientes la necesidad de hacer algo para que las cosas se agilicen, pero también hay que ser respetuoso con la gente que está haciendo los proyectos, no vaya a ser que cualquier cambio los retrase más. Todo se puede mejorar, pero los cambios, cuando estamos con tantas cosas en marcha, no son buenos nunca.

–En el balance de este mandato gran parte de lo realizado son, en realidad, obras pendientes de otros años.

Canteli, esta semana, durante la entrevista con LA NUEVA ESPAÑA. | | LUISMA MURIAS Chus Neira

–Es que cogimos el Ayuntamiento en la situación que conocen los ovetenses, y por eso votaron a este alcalde y a este equipo. Oviedo estaba muy abandonado, y hubo que hacer muchas cosas que se ven muy poco. Nadie habla ya del depósito de aguas del Cristo, que llevaba hecho desde 2004 y no había sido puesto en marcha. Nadie miraba para ello. Hoy estamos mirando mucho a la zona rural, también. Colloto llevaba 20 años pidiendo un paso de cebra en la carretera general y lo hicimos. San Claudio pedía conexión hasta Ponteo y ya lo tienen. En la zona de Trubia-Puerto, donde la carretera estaba cortada, ya tienen la obra adjudicada. Y en Oviedo trabajamos mucho: Gil de Jaz, el gran colector que se viene haciendo desde la Argañosa...

–La zona rural es donde ha pedido la nueva secretaria de los socialistas ovetenses, Delia Losa, que se trabaje y se cuide.

–Está bien que pise las zonas rurales. Yo sí las conozco. Todavía el otro día estuve dos horas por ahí. Es bueno que ella también lo haga.

–¿Dónde estuvo?

–En Anieves. Yo prefiero estar fuera del despacho, lo mismo me da que sea en Oviedo o en la zona rural. Los viernes generalmente me voy solo por ahí: Colloto, Teatinos… Y a lo mejor como por esa zona.

–¿Qué le pide la gente?

–Desde arreglar unas baldosas, o que viven en una casa que no tiene rampa de acceso, o un árbol que invade un territorio, o unos vecinos que dan la lata con el ruido. Todo tipo de problemas.

–¿Nadie le pregunta por los grandes temas? ¿La Vega?

–La Vega está en boca de todos, Y el Palacio de los Deportes que para cuándo estará. Pero yo no salgo para escuchar eso, porque eso ya sé que necesitamos rehabilitar, ya conozco los proyectos. Pero hay cosas pequeñas que no sabes y los vecinos te ayudan.

–La Vega estará en boca de todos, pero nada se sabe. ¿Para cuándo un acuerdo con Defensa?

–Estamos negociando. Como digo yo, tiene buena pinta. ¿Pero está cerrado? No, porque no está firmado. La operación es buena para Oviedo con los perfiles que tenemos, aunque faltan correcciones. Nunca dejamos de negociar. A partir de la pandemia hubo muchas reuniones y quiero destacar el apoyo permanente del Principado, de Juan Cofiño. Qué más querría yo que facilitaros un documento firmado en el que la fábrica de la Vega pasa, en gran parte, a ser propiedad del Ayuntamiento de Oviedo. Es una magnífica operación, tenemos que protegerla y rematarla bien.

–¿Hay intereses políticos retrasando la firma de ese convenio?

–Quiero creer que no. Lo que pasa es que estos mecanismos son desde Oviedo a Madrid. De todas formas el Ministerio se está portando muy bien, están siendo ágiles y tengo cierta esperanza de que pronto se llegue a una solución definitiva.

–Resulta desesperante ver cómo van cayendo todos los plazos que ustedes mismos anunciaron.

–Yo se lo pedí a Adrián Barbón el año pasado y él fijó una fecha: el 30 de septiembre. Y desde entonces está perfilado, pero se va demorando.

Barbón tiene que dar solución a los del Cristo, que quedaron colgando de la brocha

decoration

–¿Puede dar un nuevo plazo?

–No puedo dar una fecha, pero espero que no muy allá.

–Pues el presidente de la Cámara de Comercio de Oviedo, Carlos Paniceres, dijo recientemente que ya está hecho.

–De momento eso no es propiedad del Ayuntamiento, aunque una parte importante lo será. Todo lo demás es vender humo, o, mejor dicho, adelantarse a los acontecimientos. Qué más quiero yo que vengan las empresas a La Vega, pero tardaremos todavía dos años o dos años y pico en poder colocar algo allí. Y todas las administraciones tenemos que ser discretas hasta que no esté firmado.

–¿Será la fábrica de armas uno de los ejes estratégicos del desarrollo de la ciudad?

–Claramente, cómo no va a ser importante. Estamos hablando de ciento y pico mil metros al lado de la nueva entrada que se está haciendo, la nueva entrada pasará por La Vega e incluso como zona de construcción va a ser una zona noble, se va a revalorizar, y la conexión en los barrios será real cuando pasemos por la Vega, cuando vayamos de la Tenderina a Pumarín caminando. No hay ninguna duda de que La Vega es futuro de la ciudad, como el HUCA antiguo.

–Que también está parado.

–Ahí poco tenemos que decir, porque somos minoritarios. Nosotros sacamos la plaza de toros, pero si ahora la Tesorería de la Seguridad Social no se pone de acuerdo… Lo único que puedo hacer es no poner pegas a nada, pero las inversiones son de ellos. Fue la primera firma que eché, la del convenio con el Principado, la Tesorería y la Policía. Todos estábamos de acuerdo. Ahora la Policía se retiró y la Tesorería pide más dinero por esos terrenos.

–Algo que no tiene sentido con la lógica del mercado inmobiliario.

–Totalmente. Los bienes inmuebles valen lo que te den por ellos. Eso ahora vale lo que vale. Hay que presionar al Principado y que tomen la iniciativa. Así se lo trasladé al presidente del Principado.

–¿Y qué dice?

–De momento no dice nada, pero tienen que retomar la iniciativa y tienen nuestro apoyo total.

–Con tantos asuntos en los que Ayuntamiento y Principado van de la mano y tan buena relación que tienen ustedes dos…

–Voy a matizar. La relación personal es excepcional, pero yo defiendo los intereses de Oviedo. Con Adrián [Barbón] esa amistad es inquebrantable, pero tiene que salir con una solución para los vecinos del Cristo que quedaron colgados de la brocha. Y le pido agilidad. Gracias a ir de la mano hemos encontrado vías de solución en muchos asuntos, pero yo pongo siempre por encima los intereses de Oviedo.

–Hay quien dice que esto es un pacto como aquel del que hablaba Cascos, en el que Barbón y usted se reparten los votos en Oviedo.

–Yo no llego a eso. Me miráis como un político al uso y no lo soy. Yo viene a Oviedo a trabajar por Oviedo, si me presento a unas elecciones es para ganarlas, yo nunca perdí unas elecciones, y fui a muchas. Lo que me preocupa es que los ovetenses estén contentos con el trabajo de Alfredo Canteli, y en la calle así me lo trasladan. Y si no es así, Alfredo Canteli se va para casa.

–En todo caso, ¿está contento con el apoyo de Barbón?

–Las cosas van saliendo, como el instituto de la Florida, y el de La Corredoria también está en perfil de salida. El apoyo tácito sí existe. El apoyo real hay veces que yo quisiera un poco más. Los ritmos del Principado tampoco son lo que yo quisiera. Hemos desbloqueado el pinchazo a Ciudad Naranco por Luis Oliver, siempre peleé por el enlace de las dos autovías y parece que están con el proyecto, la [estación] intermodal ya tiene financiación… Vamos avanzando. Pero quiero mucho más, que arranque Nicolás Soria, por ejemplo, y Alejandro [Calvo, consejero] me da a entender que será pronto.

–Hay cuestiones que dependen de intereses privados, como la solución para la parte comercial del Calatrava.

–Estamos negociando con ellos y buscando la cesión gratuita de dos plantas. Por ahí van los tiros.

–¿Y en la fábrica de gas?

–Si ese fondo se decide a comprarla, contará con todo nuestro apoyo. Además, vienen de la mano de un grandísimo arquitecto.

–¿Quién, Soto de Moura?

–Sí, Soto de Moura. Muy bueno a nivel internacional y además hay gente que viene detrás comprando inmuebles suyos.

–En el plano electoral, ya dijo hace tiempo que se volverá a presentar…

–Sí, si estoy físicamente como estoy ahora volveré a presentarme. Creo que voy a ser un alcalde mejor, porque cuando llegué desconocía cómo era la política. Ahora me tuve que adaptar, conozco mejor Oviedo, sé lo que quiero para Oviedo, sé lo que quieren los vecinos, el segundo mandato puede ser muy provechoso.

–Ahora están otras personas al frente del PP. ¿El cambio de Pablo Casado a Feijóo cambia algo las cosas para usted?

–En absoluto. Mi relación con Feijóo es desde hace muchos años, hemos coincidido en La Toja varias veces y la relación, como quedó demostrado cuando vino aquí, es magnífica. Yo voy a trabajar a tope por este partido que fue el que me hizo alcalde. Tanto Pablo [Casado] como Teodoro [García Egea] serán mis amigos siempre y les tengo mucho cariño, pero mi lealtad es total con Alberto [Núñez Feijóo] y voy a trabajar dentro de mis capacidades todo lo que pueda por esta alcaldía y siempre con las siglas del PP.

–¿Para la confección de la lista sigue manteniendo que la hará usted sin ninguna injerencia externa?

–Eso espero. [El Alcalde se ríe] Me río porque me preguntáis siempre lo mismo.

–Es que la última vez fue muy rotundo en este aspecto.

–Yo creo que no va cambiar nada.

–¿Y en la lista, qué cambios habrá?

–Es pronto. A lo mejor tienes que renovar porque hay alguien que no quiere seguir o porque yo no quiero que alguno siga, gente nueva. Hasta después del verano hay que dejarlo tranquilo. En la mente siempre le das vueltas y cada cosa a su tiempo.

–¿Es como La Vega, entonces, que está todo hecho pero no lo puede decir?

–No, no, tengo alguna cosa en mente pero no lo sé.

–Nacho Cuesta es su primer teniente de alcalde, pero está con otro partido, Ciudadanos. ¿Le ha pedido sumares a las listas del PP?

–En absoluto. Mi relación es magnífica con Nacho pero tengo un respeto grande por ese grupo con el que formamos coalición y que funcionó muy bien, sin grandes altibajos, especialmente con Nacho.

Tengo que ser respetuoso con ese partido que está ahí y que a lo mejor se presenta o no. De eso, Nacho y yo nunca hablamos.

–No le creo.

–Pues no, de momento no. Además aquí la iniciativa no la tengo que tomar yo. Y si me dice, “no alcalde, nos vamos a presentar en Oviedo”. Pues preséntate, no tengo ningún problema. Le tengo cariño a Nacho y me parece un buen tipo pero quiero ser respetuoso. Además ellos son cinco concejales de ciudadanos, y todos trabajaron bien.

–Mucho hueco tendría tiene que abrir.

–¿Para qué?

–Para incorporarlos en la lista.

–Yo no hablé de eso.

–Digo si ellos quisieran.

–No podemos hablar de hipótesis.

–Pues le iba a plantear otra. Si necesitase a Vox para alcanzar la mayoría y ellos quisieran llegar a un acuerdo; ¿usted formaría gobierno con ellos en Oviedo?

–Ese planteamiento no me lo hago. Nosotros vamos a trabajar por tener un buen equipo y vamos a ir a por la mayoría absoluta, si no sería un cierto desencanto. Todo lo demás, no cabe. Después de las elecciones ¿quién lo sabe? Nosotros tenemos que hacer ahora las cosas bien, nos queda mucho por rematar en Oviedo y vamos a buscar esa mayoría absoluta que estoy seguro de que se puede producir.

–Necesita cinco concejales más, es mucho.

–Sí, hay que hacerlo bien. Los ovetenses confiaron en mí cuando llegué. Dependerá ahora de ellos, de sus votos, conseguirlo.

–Entonces no me aclara si habrá pacto entre PP y Vox.

–Es que mi ilusión es ganar por mayoría absoluta, con lo cual no los necesito para nada, ni a ellos ni a nadie. Luego dios dirá.

–¿Cómo va su guerra para que Minas no se vaya de Oviedo?

–Mi obligación como alcalde es defender a Oviedo, y Oviedo se defiende también luchando por que una de sus titulaciones de ingeniería no se vaya a Mieres. Las cosas no se hicieron bien en ningún momento, porque yo no me puedo enterar por la prensa de que se va a ir a Mieres la escuela, ni el presidente de la Escuela, ni el Decano. ¿Soluciona el problema de Mieres, de esa brutal inversión, llevar Minas allí? Tengo muy claro que no. Yo quiero mucho a Mieres, todavía comí allí hace dos sábados, pero si se va a Mieres, Minas desaparece.

–¿Por qué?

–No es lo mismo. Si tú vives en Santander, ¿a dónde vas a mandar a estudiar Minas a tu hijo, a Mieres o a Madrid? ¿Está bien hecha la pregunta? El rector hablaba de reinventar minas en Mieres. Reinvéntala aquí, aparte que el coste del traslado es altísimo. Es una ofensa a Oviedo, porque con Oviedo no se contó para nada. Y, además, se puede cambiar la Escuela de su entorno, pero sin llevárnosla, porque es un emblema. Se puede luchar por traer nuevos grados, pero no por quitarlos. Y dentro del respeto que tengo por el Rector, es mi obligación como Alcalde de Oviedo defender que no se vaya. Si hoy nos llevan una ingeniería de minas luego nos llevarán Químicas, Informática… No es localismo, es defender lo nuestro. Parece que en Asturias solo se habla de localismo cuando Oviedo defiende sus derechos. La mayoría de ovetenses lo tiene muy claro. Solo hay que ver la lluvia de escritos que salen defendiéndola.

–Del grado en Deportes que viene no hablan.

–No voy a protestar por eso. Viene a Oviedo porque Oviedo tiene instalaciones.

–En el caso de Minas, la Universidad aplica una mirada regional, trata de optimizar recursos, y el edificio de Independencia seguiría funcionando con Ciencias.

–Yo critico las formas. Y la autonomía universitaria deja de ser tal cuando para hacer eso dependes de que alguien te lo financie, y ese alguien es el Principado de Asturias. Si tú te quieres ir de casa, luego no vengas a pedir el plato a tu madre y que te pague la renta.

–Una última cuestión. ¿El Oviedo en primera?

–Dije que no marchaba de alcalde sin verlo en primera, y tampoco quiero que me echen este año, pero vamos a jugar el play off seguro. A ver si es en Valladolid que está ahí mismo y nos movilizamos.

–¿Qué pasa con el campo, con las reformas?

–El que paró el proyecto fui yo. Tenemos que ver las necesidades técnicas y las necesidades reales. No es fácil hacer nuevas vías de desalojo. Los ascensores tampoco valen de nada. Esos ascensores de corto recorrido calientan muy rápido y se estropean. Nos pasaba en el Centro Asturiano. Sabemos todos que el Campo no está en el mejor sitio, pero para ese proyecto no están las cosas lo suficientemente maduras. Además, también queremos liberar espacio para que el club pueda tener sus espacios.

–¿Y el Oviedo Baloncesto? ¿Tendrá pabellón, se va a excavar finalmente en el Palacio?

–Tengo que confiar en los técnicos, me dicen que sí y que no pasa nada, y me encantan los dos que están haciendo en el proyecto. Creo que lo están haciendo perfectamente bien.

–¿Se irá de vacaciones a La Toja como siempre?

–Si no pasa nada…

–¿A la vuelta del verano ya estará el acuerdo de La Vega?

–Espero que antes.

Compartir el artículo

stats