Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El arte contemporáneo y El Prado, grandes protagonistas del verano en el Bellas Artes

El Museo inaugurará en junio una exposición de obra gráfica de Richard Serra y en julio otra sobre Marina Abramovic en la colección Masaveu

Alfonso Palacio y Cristina Heredia, en el Museo de Bellas Artes. | Valentina Ciuca

El Bellas Artes simultaneará este verano dos singulares exposiciones de arte contemporáneo, con obras de Marina Abramovic y Richard Serra, y la esperada exhibición de una selección de pinturas y esculturas depositadas por El Prado en el Museo asturiano desde finales del siglo XIX hasta este mismo año. Esos tres eventos vertebran una oferta estival de actividades que el director del Bellas Artes, Alfonso Palacio presentó ayer y que calificó de “ambiciosa”. Con ella, dijo, “el Museo saca músculo” tras las apreturas de la pandemia. Conferencias, proyecciones de cine, talleres educativos y lúdicos y diversas iniciativas de carácter inclusivo dan cuerpo a una programación que se extenderá durante junio, julio, agosto, septiembre e incluso octubre y que tiene como antesala las celebraciones del Día Internacional de los Museos, que el Bellas Artes inicia hoy con una actividad de carácter inclusivo en torno a un cuadro de Anglada Camarasa, abierta excepcionalmente a todo el público.

El Museo de Bellas Artes afronta los próximos meses con buenas expectativas. El balance de visitantes en lo que va de año es muy positivo, “mucho mejor que en 2021”, según su director. “No estamos en las cifras de 2019, con cerca de 113.000 visitantes, pero hay una recuperación de un 85 o un 90 por ciento del público”, indicó. Este año, de enero a mayo, el Museo ha recibido ya 23.540 visitas. Alfonso Palacio lo atribuye a “la flexibilización de las medidas contra el covid y a una programación sistematizada y mantenida en el tiempo, reforzada por la de la Asociación de Amigos del Museo”.

La primera gran cita con el arte contemporáneo es la del 9 de junio y es, en realidad, una extensión del programa “La obra invitada”. Su protagonista es el estadounidense Richard Serra, con una representación de su obra gráfica: un aguafuerte de grandes dimensiones, “Line Heat”, y seis grabados que conectan con los temas que fundamentan su escultura. Se expondrán hasta el 20 de octubre en la Casa de Oviedo-Portal y Laura Baños, la encargada de Conservación de Artes Industriales y Artes Gráficas del Bellas Artes y comisaria de la muestra, le dedicará el 16 de junio dará la conferencia “Richard Serra: después de la escultura”.

Otro importante acontecimiento de este verano en el Bellas Artes será la inauguración, el 7 de julio, de la exposición “Marina Abramovic: retrato y performance en la Colección Fundación María Cristina Masaveu Peterson”. La fundación ha cedido siete fotografías ligadas a “momentos clave la obra de la artista serbia y de la historia de la performance” y una escultura, un autorretrato en el que Abramovic utilizó materiales recogidos en sus viajes. La exposición de Abramovic, galardonada en la última edición del “Princesa de Asturias”, ha sido comisariada por el propio director del Bellas Artes y permanecerá abierta al público hasta el 4 de septiembre. Alfonso Palacio le dedicará una conferencia el 14 de julio, titulada “Marina Abramovic: vida como arte”.

La exposición del año

La gran exposición de 2022 en el Bellas Artes será la dedicada a los depósitos del Prado, largamente anticipada tras la última incorporación de obra del gran museo nacional, a principios de año, y con otra importante aportación en el horizonte, que se espera a principios de 2023. “El factor Prado” –así se titula, en referencia al efecto “multiplicador” que las obras del Prado tienen en el valor de la colección asturiana– se inaugurará el 21 de julio en el Palacio de Velarde y se mantendrá hasta el 30 de octubre. De su comisariado se encargará el conservador de Arte Antiguo del Bellas Artes, Gabino Busto, que el 28 de julio le dedicará la conferencia “Un ventanal al Museo del Prado”. Para esta exposición se han seleccionado una treintena de obras de entre el más de medio centenar que cuelga o se exhibe en las salas de la pinacoteca regional y sobre ella se editará un exhaustivo catálogo-guía.

Paralelamente a las exposiciones se desarrollará la programación del departamento de Educación del Museo, que presentó su directora, Cristina Heredia. Habrá talleres durante los meses de julio y agosto, para niños y para adultos, y varias actividades inclusivas. Entre estas últimas destacan las visitas que se organizarán a partir del mes de junio con grupos de personas mayores residentes en los geriátricos asturianos.

La programación estival se completa con el ciclo de cine “Misterios retratados” durante los meses de mayo y junio. La primera proyección es la de mañana, a las 18.00 horas en el salón de actos del Museo Arqueológico: “El hundimiento de la casa Usher”, de Epstein. A lo largo de las próxima semanas se podrán ver “La mujer del cuadro”, de Fritz Lang; “Laura”, de Preminger, y “Retrato de una mujer en llamas”, de Céline Sciamma.

“Tranquilidad absoluta” en el patronato sobre la segunda fase de la ampliación del Museo

La última reunión del patronato del Bellas Artes de Asturias, celebrada la semana pasada, ha tenido un efecto tranquilizador sobre sus gestores. El director del principal museo de la región, Alfonso Palacio, confía en el director general de Patrimonio Cultural del Principado, Pablo León, que, según contó, mantiene octubre de 2025 como fecha de finalización de las obras de ampliación del edificio pero que “garantizó por activa y por pasiva que van a estar acabadas antes”. “Se nos transmitió tranquilidad absoluta”, manifestó Palacio La segunda fase de la ampliación del Bellas Artes sigue adelante, aseguró Palacio, y en este momento está en marcha el proceso de contratación del proyecto modificado del arquitecto Pachi Mangado, por el procedimiento de contratación negociada sin publicidad. Cuenta ese trámite esté solventado, la resolución se llevará al Consejo de Patrimonio del Principado. Los pasos siguientes, explicó el responsable del Museo, son la consecución de la licencia de obras y la licitación. Alfonso Palacio cuenta con que las obras se inicien a principios de 2023 y que se cumplan los plazos de ejecución previstos por Mangado, de entre 18 y 20 meses.

Compartir el artículo

stats