Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El uso de 44,4 millones de euros de remanente sale adelante pese al rechazo de toda la oposición de Oviedo

Javier Cuesta afea al PSOE que sus reclamaciones retrasarán la ejecución de los fondos: “Se perjudica a vecinos y empresarios”

El edil Javier Cuesta, a la derecha, sin mascarilla, dirigiéndose a los ediles de la oposición durante el pleno extraordinaria de ayer en el Ayuntamiento. | Valentina Ciuca

No hay marcha atrás. El Ayuntamiento de Oviedo ratificó este martes la incorporación de 44,4 millones de euros del remanente a las cuentas municipales de este año tras rechazar las reclamaciones presentadas por el PSOE, que consideró que dicha modificación presupuestaria incumplía los requisitos de urgencia y concreción exigidos por la ley. El concejal de Economía, Javier Cuesta, afeó a los socialistas que debido a este trámite demoraran varias semanas más la ejecución de las partidas destinadas a incrementar los presupuestos en Cultura, Festejos, revisión de precios de licitaciones y pagar deuda. “Se perjudica a vecinos y empresarios”, indicó el edil, que vio como los trece ediles de los tres grupos de la oposición (PSOE, Somos y Vox) se unían para votar en contra de una modificación apoyada únicamente por los 14 concejales del gobierno.

La socialista Ana Rivas insistió en que la propuesta del gobierno local no especificaba a qué se iban a destinar, por ejemplo, 350.000 euros incorporados al presupuesto de la Fundación Municipal de Cultura (FMC) bajo el epígrafe “Organización de actividades culturales” y también recriminó que se incluyesen como medidas urgentes las ayudas extraordinarias a la Ópera y La Castalia que, a su juicio, ya se podrían haber incorporado inicialmente en proyecto contable municipal.

Rivas lamentó que los suplementos de crédito solo dejan “las migajas” a los ovetenses, pues de los 44,4 millones de euros incorporados, casi 30 irán a parar a la amortización de deuda. “Estuvieron llorando por la suspensión de las reglas fiscales y ahora que las aprueba el Gobierno amortizan deuda a pesar de no estar obligados en vez de destinar fondos a las necesidades de los vecinos”, dijo la portavoz del PSOE.

Ante esta argumentación, Cuesta replicó que la amortización de deuda es necesaria para poder acceder a un crédito que permitirá hacer frente a varias obras importantes para la ciudad. “Las inversiones no pueden sufragarse a cargo del remanente”, puntualizó el responsable de las cuentas del Consistorio.

Por su parte, el concejal de Somos Rubén Rosón presentó tres enmiendas de su grupo a los suplementos, a través de las cuales instaba a aprovechar la totalidad de los 100 millones de remanente para reforzar la plantilla municipal y aumentar las partidas de becas y subvenciones, en vez de destinar el dinero “a pagar los bancos que tanto se beneficiaron en la anterior crisis estafa”. A su juicio, el gobierno local ha perdido la oportunidad de destinar ese dinero a “mejorar la vida de los vecinos” y amortiguar las “terribles consecuencias económicas de la pandemia”.

En lo que respecta a Vox, la portavoz, Cristina Coto denunció el “electoralismo” del gobierno de Alfredo Canteli a la hora de aprobar estos suplementos de crédito a un año de tener que pasar por las urnas para elegir a la nueva Corporación. “Bien está tirar de pan y circo”, dijo especialmente crítica con el hecho de que el Consistorio haya decidido incorporar dinero para festejos y medidas como el traslado del cabazo del Pura Tomás a Villa Magdalena “para que luzca más”, en detrimento de otras grandes obras que considera más necesarias para la ciudad.

Al final de la sesión, las enmiendas de Somos fueron rechazadas con los únicos votos afirmativos de la formación morada, la abstención del PSOE y el rechazo de los grupos del gobierno y Vox, aunque estos últimos también votaron en contra de los suplementos de crédito junto con los socialistas y la marca local de Podemos.

Compartir el artículo

stats