Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El proyecto para peatonalizar la calle Mendizábal de Oviedo, a concurso por 1,37 millones

La actuación, que incluye la limitación de accesos a residentes de Pozos y Ramón y Cajal, tendrá un plazo de ejecución de cuatro meses

La calle Mendizábal cerrada al tráfico durante la pandemia. IRMA COLLIN

Las calles Mendizábal, Ramón y Cajal y Pozos acabarán el año con su calzada reducida a la mitad y cubierta con adoquín de color negro. La junta de gobierno municipal tiene previsto aprobar en su sesión ordinaria de hoy los pliegos de condiciones para sacar a licitación las obras de peatonalización del eje que conforman estas tres vías entre Argüelles y Fruela por un importe de 1,37 millones de euros. El proyecto prevé un plazo de ejecución de cuatro meses desde la firma del contrato, lo que permitiría culminar los trabajos antes de la llegada de 2023.

La transformación prevista para la zona, como ya adelantó LA NUEVA ESPAÑA el pasado 28 de marzo, incluirá la recuperación de la fuente ornamental que presidía la plaza Porlier hasta la última gran remodelación acometida en 1993, así como un sistema de bolardos que se accionarán con una llave y limitarán el acceso de vehículos a motor a las calles únicamente a los residentes y vehículos autorizados para labores como la carga y descarga.

Convertir en peatonal toda esta zona conllevará la sustitución de todo el firme existente con las únicas excepciones de la acera y el murete que pertenecen al recinto del edificio histórico de la Universidad de Oviedo, que se conservará tal cual está. La calzada de Mendizábal y Ramón y Cajal quedará reducida a tres metros de ancho, mientras que la calle Pozos, actualmente ya más estrecha, dispondrá de 2,5 metros entre acera y acera para el paso de vehículos.

Con la finalidad de embellecer la zona, y también de extremar la seguridad, los pliegos exigirán a la adjudicataria la colocación de nuevos elementos de mobiliario urbano y señalética de tipo led. Entre estas condiciones se incluye la de levantar una recreación de la antigua fuente, en este caso con agua, pues la que había hasta la década de los 90 estaba seca y tenía como única función la de disimular un transformador de electricidad que por entonces se ubicaba en la emblemática explanada.

Este proyecto supone la vuelta a la ciudad de las peatonalizaciones que durante los años 90 y los primeros años de este siglo fueron una constante en los planes de inversiones del equipo de gobierno local encabezado por el popular Gabino de Lorenzo. Entre las ideas que baraja el actual ejecutivo de Alfredo Canteli está llevar este tipo de actuaciones más adelante a otros puntos del casco urbano como la calle Paraíso, aunque dicho proyecto está supeditado a conocer los planes definitivos para el futuro de la Fábrica de Gas.

El Alcalde, Alfredo Canteli, anunció en 2020, tras el inicio de la pandemia, su intención de extender los espacios peatonales en la ciudad al apreciar un cambio de tendencia en el comportamiento de la gente tras el confinamiento. Es ahora cuando la concejalía de Infraestructuras de Nacho Cuesta saca a concurso el primero de estos proyectos.

Compartir el artículo

stats