Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La hermana americana de Oviedo

Defensa acoge una exposición sobre el legado español en EE UU, donde hay una ciudad homónima a la capital regional

Eva García, Alfredo Canteli y Juan Luis González, ayer, en la inauguración de la muestra en la sede de la Delegación de Defensa en Oviedo. | Jaime Casanova

Oviedo exhibe el legado que los españoles –contra lo que defiende la conocida como “leyenda negra”– dejaron en suelo americano cuando pusieron pie en aquel continente. La sede de la Delegación de Defensa –en la plaza de España– abrió sus puertas ayer a una exposición organizada por la asociación sin ánimo de lucro “The Legacy” en la que, a través de diversos paneles informativos, se pone de relieve este legado español al otro lado del inmenso Atlántico. Una historia desconocida y que, como señaló el delegado de Defensa en Asturias, el coronel Juan Luis González, “en ocasiones Hollywood (la industria del cine norteamericano) ha contribuido a borrar, pero deberíamos fijarnos en los segundos planos”. La presidenta de “The Legacy” y comisaria de la muestra, Eva García, señaló que la contribución de los asturianos por aquellas tierras fue “enorme” y, como el resto de historias, no se conoce lo suficiente o, con el paso del tiempo, se ha ido distorsionando. La muestra, que permanecerá en la sede de la Delegación de Defensa hasta el 21 de junio, podrá visitarse de lunes a viernes en horario de diez de la mañana a dos de la tarde, o los sábados solicitando cita previa. En el acto inaugural, que tuvo lugar ayer, participó el regidor de Oviedo, Alfredo Canteli, y el primer teniente de alcalde, Nacho Cuesta.

Entre las historias “sorprendentes” y “desconocidas” que tuvieron lugar en Estados Unidos y que tienen sello asturiano está la de la fundación de una ciudad llamada Oviedo y que está ubicada en el estado de Florida. Según el último censo tiene poco más de 33.000 habitantes, con lo que se la podría considerar como la hermana pequeña de la capital asturiana. “Su historia se remonta a 1865 durante la guerra civil americana”, recordó ayer Eva García, cuando “un grupo de personas querían crear allí un condado y para eso se necesitaba una oficina de Correos”. Y, claro, la oficina también necesitaba un nombre. El que lideró aquella solicitud para crear la ciudad fue un tal Andrew Aullin –“no podía tener un nombre más anglosajón”, señaló García–, aunque en realidad era un inmigrante sueco, y no está claro por qué razón puso en aquella solicitud el nombre de Oviedo. “Hay dos teorías, dicen que había estado en Oviedo y que, incluso había estudiado aquí, en la Universidad; pero también hay otra teoría que señala que era porque le gustaba el nombre, le gustaba cómo sonaba”, resaltó García.

También destacó el papel que jugaron en aquellos años algunos españoles, como el general Manuel Montiano o el avilesino Pedro Menéndez, que, según defendió García, fue el que organizó la primera cena de Acción de Gracias en suelo americano. Sus nombres son, de momento, desconocidos por el público general, pero su historia está bien documentada estos días en la exposición que engalana la sede de la Delegación de Defensa en Oviedo.

Compartir el artículo

stats