Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Oviedo recupera un centenar de fuentes y lavaderos a lo largo de todo el municipio

Las cuadrillas de los planes de empleo trabajan ya sobre el terreno tras un inventario exhaustivo realizado con el apoyo de Desarrollo Rural

El caño que se conoce como “el Que Fierve”, en Lloriana, ha recuperado el color original de la piedra y, desaparecidas las pintadas, vuelve a tener agua. En el lavadero del Castañéu, en la parroquia de Limanes, el desbroce de la parcela ha sacado a la luz el abrevadero, que estaba totalmente sepultado. En la fuente de Beriz, en Faro, también han limpiado de malas hierbas todo el entorno, y la de Ules, tan monumental, parece otra aunque le faltan todavía algunos ajustes por parte del servicio de agua de Aqualia. Estos son solo unos pocos ejemplos del trabajo que desde los planes locales de empleo se está empezando ya a llevar a cabo para mejorar algunas de las infraestructuras de la zona rural. En su mayor parte, son fuentes, caños, lavaderos y abrevaderos en los que se actuará después de un inventario realizado por el Ayuntamiento con el apoyo del grupo de Desarrollo Rural, tras patear la zona y hablar con vecinos.

El concejal de Economía, Javier Cuesta, destaca que la recuperación de este tipo de elementos empezó ya en un plan anterior, aquel que se ceñía exclusivamente al Naranco y permitió dar un nuevo aspecto a la fuente de los pastores. Esta nueva campaña, que se desarrollará durante todo el año, está dentro de la línea denominada “Oviedo te cuida”, que a su vez se divide en dos grupos. El primero es el de los cuidados de chalecos verdes. La segunda es la denominada “Mejora de infraestructuras del municipio rural ovetense”, donde se incluye un proyecto más específico consistente en rehabilitar la antigua escuela de Perlín, y este plan de recuperación de fuentes, lavaderos y abrevaderos. “Nos encontramos con un abandono considerable en muchos núcleos rurales, los vecinos nos plantearon necesidades, hicimos un inventario y a partir de ahí han empezado a trabajar las cuadrillas”, detalla Javier Cuesta.

En cada caso se procede de una forma distinta, según las necesidades: reconstrucción, limpieza, conexión a la red... El proyecto sirve a la recuperación de un patrimonio público que puede convertirse en un activo turístico, pero también, apunta Cuesta, a recuperar infraestructuras necesarias para el medio rural.

Un grupo de 25 personas componen este plan de empleo de las fuentes. El Ayuntamiento cuenta con los fondos del “Plan Recover” en esta línea y trata de completar aquí la oferta que cubren otros programas de empleo. Así, en este caso, orienta la oferta a aquellas personas que habían perdido su empleo durante la pandemia, en 2020. Los beneficiados por este programa son por tanto, en una gran parte, personas que proceden del sector servicios, camareros, por ejemplo, y en su mayoría mujeres.

El objetivo de estos trabajos pasa por reciclar a este personal ofreciéndoles otra formación, orientada a los sectores donde ahora hay más demanda, como puede ser el de la construcción.

El objetivo final, matiza Javier Cuesta, no es ofrecer un año de trabajo sin otras perspectivas, sino ayudar, a través de la agencia de colocación municipal, a que todos estos trabajadores puedan volver a insertarse en el mercado laboral una vez finalizada su etapa de formación en programas municipales como este de la recuperación de fuentes y lavaderos.

Compartir el artículo

stats