La promesa del Alcalde, Alfredo Canteli, de dotar a los vecinos de Villafría de un nuevo paso peatonal para poder cruzar a través de la Ronda Sur al barrio de Santo Domingo está más cerca que nunca de cumplirse. La mesa de contratación acordó este lunes proponer para contratación la oferta de 126.000 euros realizada por la empresa Ramadal al ser la que reunía las condiciones técnicas y económicas más ventajosas.

El Ayuntamiento decidió incrementar el presupuesto máximo de la obra en un 40% por encima de lo inicialmente previsto, hasta los 143.000 euros, ante el temor de que la licitación quedara desierta a causa del encarecimiento del precio de los materiales, iniciada por la crisis de desabastecimiento, que más recientemente se ha visto agravada por la guerra de Ucrania.

El proyecto para la creación de un nuevo paso de peatones que conectará los barrios de Villafría y Santo Domingo atravesando los seis carriles –tres en cada sentido– de la Ronda Sur tendrán una duración de tres meses y un presupuesto máximo de 143.411 euros según refleja el acuerdo de junta de gobierno que aprueba los pliegos para la licitación de los trabajos.

Esta actuación vendrá acompañada de un proyecto posterior de más de dos millones de euros impulsado por la concejalía de Infraestructuras que dirige el primer teniente de alcalde Nacho Cuesta. El objetivo de este segundo proyecto de una mayor envergadura es dotar el entorno de ese tramo de la Ronda Sur de zonas verdes y más plazas de aparcamiento para turismos.

El proyecto de Infraestructuras, cuya tramitación se encuentra también muy avanzada abrirá nuevas salidas a la calle Isidoro Chamorro y Asensio Bretones y eliminará carriles con el objetivo de ganar espacio para habilitar nuevas plazas de estacionamiento que respondan a los problemas de aparcamiento denunciados por los habitantes de la zona.

La solución no solo solventará el tránsito para la salida de los vecinos de Isidoro Chamorro a Santo Domingo, sino que también ensanchará el puente por encima de la Ronda y soluciona también los itinerarios peatonales a la salida del último tramo de la senda verde.

El otro punto negro, el fondo de saco de la calle Asensio Bretones, que ahora muere en unos bolardos, consiste en conectar el tráfico a la Ronda Sur. Para lograrlo, se prescindirá del carril de sentido ascendente de la Ronda Sur y se aprovecha para trazar una nueva incorporación y otro ramal de salida, quedando una pequeña raqueta ajardinada en la parte central.