Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La penuria sanitaria del Conceyín: cuatro médicos para los casi 20.000 residentes

“Somos los últimos monos de Oviedo”, critican los vecinos por la situación del ambulatorio

Los problemas persisten el centro de salud del Conceyín, que en este momento cuenta con cuatro médicos para atender a los casi 20.000 habitantes de La Corredoria. Ayer, una vecina de la tercera edad tuvo que renunciar a su cita médica por falta de efectivos: de los diez doctores que atienden en el ambulatorio, seis se encuentran de baja y eso obliga a priorizar las consultas según el nivel de urgencia. “Nos llamaron y nos dijeron que si no se trataba de algo indispensable tenían que cancelarlo”, explica la hija de la afectada, que también se vio obligada a aplazar una analítica de su hijo debido al mismo problema: “Ya no conocemos a nuestros médicos de cabecera, cada semana nos los cambian”.

“Hace dos días tuve que llamar 165 veces para que me atendiera alguien”, asegura otra residente que tiene registrado en su móvil el número de ocasiones que intentó pedir hora debido a un brote agudo de dermatitis. Cuando consiguió establecer el contacto, le dieron cita para acudir tres semanas más tarde, a mediados de junio. De nuevo debido a la mala racha de la plantilla. “Entendemos que no es culpa de los sanitarios, no pueden con todo”, afirman los afectados. Por ejemplo, explican, el servicio de enfermería funciona de forma eficaz y es fácil encontrar un hueco sin tanta demora en el tiempo: “El otro día fui a quitarme un tapón en el oído y fue un proceso rápido”.

Hace apenas una semana La Junta del Principado de Asturias aprobó el refuerzo de plantilla del ambulatorio de La Correrodia, tras las constantes protestas de los vecinos y con la petición del Partido Popular y Podemos para tomar medidas al respecto. Por su parte, los vecinos continúan alzando la voz: “El SESPA no nos hace caso, nos piden que mandemos un escrito y siempre delegan en otros. Y así todas las administraciones”.

“Sentimos que somos los últimos monos de Oviedo”, denuncian los habitantes de La Corredoria.

Compartir el artículo

stats